La dificultad de ser madre

  • España desciende dos puestos en el ranking de mejores países para tener un hijo y ocupa el decimotercer lugar de la lista que encabeza Noruega y cierra Afganistán

España descendió dos puestos en el ranking de mejores países para ser madre y ocupa el décimo tercer lugar de la lista, que está liberada por Noruega y Australia y la cierra Afganistán, según el undécimo Índice Anual de las Madres de Save the Children.

En el informe se analizan -entre una lista de 160 países, de los cuales 43 son desarrollados y 117 están en desarrollo- los mejores y peores lugares para ser madre en función de diez factores relacionados con el estatus educativo, de salud, económico, y político de las progenitoras, así como el bienestar básico de los hijos.

España se encuentra, entre otros, por debajo de Francia e Irlanda y por delante del Reino Unido y Suiza, además presenta una elevada esperanza de vida con 84 años y una baja tasa de riesgo de mortalidad materna, ya que muere una mujer por cada 16.400. La buena sanidad contribuye además a que la tasa de mortalidad de menores de cinco años sea sólo de cuatro por cada 1.000 (un 0,4%).

Tener un hijo no sólo es una tarea de nueve meses y España pierde puntos en lo que se refiere a las ventajas posteriores al alumbramiento. Según el informe, la duración de la baja de maternidad en el país (que es de 16 semanas) está aún muy por debajo de otros países europeos como el Reino Unido o Dinamarca con 52 semanas, Italia, con 20, Portugal con 17, lo que influye negativamente en la posición de España en el Índice de madres.

En este sentido, el director en España de Save the Children, Alberto Soteres, opinó que el país tiene "algunos aspectos" donde necesita mejorar como las políticas como es el caso precisamente de las políticas de baja por maternidad.

El índice de desarrollo de un país suele repercutir en la calidad de la sanidad, de ahí que una mujer de cada siete pierda la vida durante el embarazo o el parto en Níger, mientras que por ejemplo en Grecia e Italia fallezca una de cada 26.000 y en Irlanda una de cada 47.600.

La asociación denuncia además la falta de personal cualificado en muchos países del mundo. Así, en Etiopía por ejemplo tan sólo el 6% de los partos recibe asistencia, mientras que en Noruega hay personal sanitario suficiente cualificado presente en prácticamente la totalidad de los nacimientos.

Una vez venidos al mundo, hay países donde sobrevivir más de cinco años es toda una hazaña. En Afganistán por ejemplo, uno de cada 4 niños muere antes de cumplir esa edad mientras que en España, Francia y Portugal sólo uno de cada 250 niños pierde la vida antes de cumplir un lustro.

El informe atiende además a la educación de la madre y su estatus económico a la hora de valorar el tipo de maternidad que tendrá, l o que de nuevo lleva a observar tremendas diferencias: en Níger, las mujeres reciben de media menos de cuatro años de educación, mientras que en España, Grecia e Italia una mujer estudia 17 años de media y en Australia y Nueva Zelanda durante más de 20 años.

En cuanto al salario, imprescindible para garantizar a un hijo las necesidades básicas, las mujeres de Arabia Saudí y Palestina ganan tan sólo 16 y 12 céntimos por cada dólar que gana un hombre, frente a países como Mongolia, donde las mujeres ganan 87 céntimos o Mozambique, con 90 céntimos por cada dólar que gana un barón.

El Estado Mundial de las Madres de Save the Children hace un llamamiento urgente a incrementar el número de trabajadoras sanitarias en las naciones más pobres del mundo, ya que 343.000 mujeres pierden la vida a causa de complicaciones durante el embarazo o el parto y casi 9 millones de niños y niñas pierden la vida antes de su quinto cumpleaños. De hecho, 57 países tienen "escasez crítica" de trabajadores sanitarios, de los que 36 de ellos en África y cada año, 50 millones de mujeres en países en desarrollo dan a luz sin la ayuda de personal con una cualificación sanitaria mínima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios