El asesinato de la joven letona revela la necesidad de tomar "medidas más tajantes"

  • El instituto Canario de la Mujer y el alcalde del municipio de San Miguel consideran que la violencia de género es una vergüenza para la sociedad y que no existe una única causa para eviatrlo

El asesinato de la joven letona en el municipio tinerfeño de San Miguel ha suscitado algunas reacciones que consideran, sobre todo que hay que ser "más tajante" en el ámbito legal y que aún quedan vacíos que resolver. El alcalde de San Miguel, Valentín González, y la directora del Instituto Canario de la Mujer, Isabel de Luis, así lo han manifestado condenando "rotundamente" la tragedia acaecida en el barrio de Guargacho.

De Luis precisa que este era un "día triste para Canarias, especialmente, para las mujeres", subrayando que la violencia de género "es una vergüenza para la sociedad". A pesar del lamento, la directora del instituto dijo que lo acaecido obliga a "buscar medidas más efectivas y contundentes para que se puede actuar con la ley".

Isabel de Luis considera que no se puede asociar el fenómeno de la emigración a este tipo de situaciones, "igual que tampoco se puede hablar de un perfil determinado de maltratador", ya que puede haber hombres bien situados económica y socialmente, como en dificultades económicas, al igual que no hay una edad determinada.

"La violencia de género es el 'sumun' de la desigualdad. Te mato porque soy superior", puntualizó la directora del Instituto de la Mujer quien recordó que el problema no estaba en que hubiera una causa para maltratar, sino que es una pérdida del control sobre la relación.

El alcalde del municipio de San Miguel de Abona fue uno de los que acudió al lugar de los hechos. Impresionado por la imagen, González reconoció que había sido un hecho "denigrante" que no debería volver a repetirse. Recordó que es necesario mejorar las cosas de forma "más tajante".

Valentín González --que esta tarde condenará en un pleno extraordinario el suceso junto con el resto de la corporación-- ha lamentado que su municipio se haya dado a conocer por una historia "tan triste", insistiendo en que ha sido siempre un lugar tranquilo.

"Guargacho ha crecido muchísimo en los últimos años, pero es un barrio tranquilo de gentes que trabajan en el sector servicios o en el industrial y que ha visto como se ha roto el silencio y la tranquilidad durante la noche, en un asunto que nunca piensas que va a pasar donde tú vives", lamentó.

El alcalde ha insistido que nadie está libre de que esto pase y que no existe una causa "única" para poder evitarlo. Comunidades pequeñas o grandes se ven afectadas por estas situaciones sin un patrón único, puntualizó González.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios