La aparición de animales en las carreteras provoca cada año unos 10.000 accidentes

  • La mayoría de los accidentes con víctimas mortales las causan los perros 40%, seguidos por los jabalíes 30% y los caballos 20%

La súbita irrupción de animales en la carretera, especialmente perros, jabalíes y caballos, provocan al año unos 10.000 accidentes de tráfico en España, que se podrían minimizar respetando la señalización y circulando en alerta para poder realizar una frenada de emergencia sin cambiar la trayectoria.

Así se recoge en un informe que ha elaborado el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), a partir de datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), que desvelan que en 2006 hubo 10.154 accidentes en carretera con la implicación de animales, que causaron 954 heridos y 23 muertes.

La mayoría de estos accidentes ocurren durante las primeras horas del día y las últimas horas de la tarde, cuando aumenta ostensiblemente el riesgo de que un animal se cruce abruptamente por la carretera, ya que entre las 20.00 horas de la noche y las 07.00 de la mañana ocurren el 75% de los siniestros.

Según el informe, la mayoría de los accidentes con víctimas mortales las causan los perros (40%), seguidos por los jabalíes (30%) y los caballos (20%).

Para tratar de evitar y minimizar las consecuencias de un accidente con animal, los expertos del RACC recomiendan realizar una conducción atenta respetando las señales de tráfico específicas -un triángulo rojo con el dibujo de un ciervo o una vaca- y, sobre todo, extremar la precaución en las áreas de riesgo durante la última hora de la tarde, la noche y las primeras horas del día.

Otro de los consejos de los expertos es evitar las maniobras bruscas, ya que en la mayoría de los casos los siniestros ocurren debido a una maniobra incorrecta del conductor, al asustarse ante la irrupción del animal e intentar una maniobra de evasión que le pone en peligro a él y a otros conductores.

Por este motivo, los expertos estiman que si no se dispone de un control electrónico de estabilidad -que ayuda a mantener la trayectoria del vehículo-, es mejor frenar que tratar de esquivar el animal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios