La UE aumentará su aportación al desarrollo hasta 66.000 millones

  • El compromiso adquirido es para 2010, después de que el año pasado cayera por primera vez el importe de la ayuda

La Unión Europea reafirmó ayer su compromiso de destinar a los países pobres el 0,56% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2010 y el 0,7% en 2015, después de que el pasado año los Veintisiete redujeran por primera vez su ayuda al desarrollo.

El compromiso, formulado durante una reunión de responsables de Cooperación al Desarrollo en Bruselas, obligará a aumentar la asistencia hasta 66.000 millones de euros en 2010, según las conclusiones aprobadas en el Consejo. El pasado año la ayuda al desarrollo de la Unión Europea (UE) registró por primera vez un descenso, al pasar de 47.676 millones de euros a 46.087 millones.

"La UE continúa manteniendo sus objetivos y quiere seguir siendo líder mundial en términos de cantidad y calidad de ayuda al desarrollo", dijo en rueda de prensa el secretario de Estado de Exteriores de Eslovenia, Andrej Ster.

Los titulares de Desarrollo pasaron hoy revista a los progresos en lo relativo a los Objetivos del Milenio, que entre otros fines pretenden reducir a la mitad la pobreza y el hambre de aquí a 2015, impulsar la educación universal y mejorar la situación de la mujer.

El Consejo animó a los Estados miembros a "establecer lo antes posible (...) calendarios indicativos plurianuales que precisen la manera en que los países pretenden alcanzar sus respectivos objetivos a través de sus procedimientos presupuestarios".

Un grupo de países, España entre ellos, intentó que las conclusiones incluyeran una referencia que obligara a los Estados miembros a fijar esos calendarios, como medida para asegurar el cumplimiento de los compromisos.

Sin embargo, Italia, Francia y otros Estados se resisten a que ese punto sea imperativo y, aunque expresan la voluntad de cumplir sus compromisos, aducen dificultades por la actual crisis.

Los responsables de Desarrollo de la Unión han asegurado, no obstante, que llevarán a cabo "reformas radicales" para incrementar la efectividad de la ayuda y aumentarán la colaboración con todos los actores implicados para garantizar la transparencia y mejorar el impacto de la asistencia.

Además, han respaldado la idea de preparar una agenda de acción sobre los Objetivos del Milenio, de cara a la cumbre de primavera de junio próximo, texto que identificará desafíos y acciones en áreas como la educación, la salud o la igualdad, fijando un calendario específico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios