Fritzl ya fue arrestado en 1967 por violar a una mujer

  • Unas actas de la policía y la justicia revelan que Josef Fritzl fue arrestado en 1967 por violar a una mujer, cuando ya estaba registrado por otro intento de violación y un delito de exhibicionismo

Comentarios 3

Josef Fritzl, de 73 años y actualmente en prisión preventiva por haber encerrado y abusado de su hija durante 24 años, cometió varios delitos sexuales en la década de los 60, según actas de la policía y la justicia encontradas por un diario austríaco.

Según el rotativo regional del "Oberösterreichischen Nachrichten" (OÖN), la documentación revelaría que Fritzl fue arrestado por violar a una mujer, cuando ya estaba registrado por otro intento de violación y un delito de exhibicionismo.

"Un Informe Anual de la Policía de Linz del año 1967, al que pudo acceder en exclusiva el OÖN, demuestra que Josef F. fue detenido ese año como agresor sexual", señala el rotativo.

"Desde hace días las autoridades de Baja Austria aseguran no saber nada de eventuales delitos penales pasados del sospechoso en el caso de incesto de Amstetten. Pero desde el miércoles es seguro que saben de los casos de 1967", añade.

Entre otros, asegura que "existe aún" un acta judicial sobre una violación de Josef Fritzl a una mujer de la ciudad de Linz, capital del Estado federado de Alta Austria, en octubre de 1967, y recuerda que el OÖN publicó el martes pasado una entrevista con esa víctima.

El delito ha prescrito, pero el acta se encontraba en el Archivo Regional de Alta Austria, donde normalmente se guardan los documentos del Tribunal Regional, y allí quedan abiertos para que la población pueda acceder a ellos por un plazo de 50 años.

Según el diario, el miércoles pasado el citado acta fue entregado a la Fiscalía de Sankt Pölten, encargada de las investigaciones sobre el peor caso de abuso e incesto conocido en Austria, pero ni el Archivo ni las autoridades jurídicas o policiales han confirmado este hecho hasta ahora.

"Naturalmente que estos hechos pasados y documentados tienen una relevancia en el caso actual. Pero aún no sabemos lo que hay en ellos (en los documentos) y tenemos que estudiarlos atentamente", señaló una fuente de Sankt Pölten (capital del Estado de Baja Austria) al diario.

En el Informe Anual de la Dirección de Policía de Linz correspondiente al año 1967, se incluye información de que en septiembre de ese año Josef Fritzl intentó arrastrar a un bosque y violar a una paseante de 21 años.

Sobre ese caso informó entonces el propio OÖN, el 27 de octubre de 1967, en un artículo en el que, además, se recuerdan otros delitos anteriores que habría perpetrado el mismo Fritzl.

"Para la Policía de Linz el hombre ya no era un desconocido debido a dos delitos: F. ya estaba registrado en la policía por exhibicionismo una vez y otra por intento de violación", cita el OÖN su propio artículo de hace 41 años.

Por otro lado, otra mujer, de 61 años y también de Linz, llamó el miércoles al OÖN y aseguró haber sido asimismo violada en 1967 por Fritzl, a quien dice haber reconocido al cien por cien, si bien pidió que no sea revelada su identidad y explicó que "por vergüenza" nunca hizo una denuncia a la policía.

Josef Fritzl fue detenido el pasado domingo en la pequeña localidad austríaca de Amstetten, acusado de haber encerrado en un sótano durante 24 años a su hija Elisabeth, que hoy tiene 42 años, haberla violado sistemáticamente y engendrado siete hijos.

Aunque las autoridades locales afirman haber hecho todo "bien, de acuerdo a la ley", los comentaristas no cesan de expresar sus dudas sobre el procedimiento legal efectuado para autorizar la adopción de tres de los hijos de Elisabeth por Josef Fritzl y su esposa, especialmente ante los antecedentes penales del ahora detenido.

Según la versión oficial, el abuelo-padre de los niños logró "engañar a todo el mundo" diciendo que su hija se había ido con una secta desconocida, donde habría tenido los tres hijos que fueron apareciendo, con pocos meses de edad, delante de la casa de los abuelos con una carta pidiendo que se ocuparan de ellos.

En realidad, nacieron en el zulo subterráneo situado en el mismo terreno que la vivienda del matrimonio Fritzl.

Otros tres hijos vivieron siempre allí, junto a la madre, hasta el pasado fin de semana, mientras que un séptimo bebé murió poco después de nacer y su padre-abuelo quemó sus restos en una caldera de calefacción de la casa, según los resultados de la investigación revelados hasta el momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios