Desarticulado en Madrid el mayor grupo de narcotraficantes chinos de España

  • La Policía ha detenido a 14 ciudadanos chinos, a los que se incautaron más de 35.000 pastillas de éxtasis y varias partidas de "kin" y marihuana

La Policía ha dado por desarticulado el mayor grupo de narcotraficantes de origen chino asentado en España, tras detener a 14 ciudadanos de esta nacionalidad a los que se incautaron más de 35.000 pastillas de éxtasis y varias partidas de "kin" (anestésico veterinario usado como droga) y marihuana.

Según ha informado la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, los arrestados formaban parte de una organización que traía a España inmigrantes ilegales a los que obligaban a pagar "la deuda" del viaje con la venta de estupefacientes, que también introducían del mismo modo que a las personas: en autobús o por vía aérea.

Las operaciones de venta y distribución realizadas por los detenidos alcanzaban a comunidades chinas de todo el territorio nacional, incluso a los países vecinos de Italia y Portugal.

Seis de los catorce detenidos han ingresado en prisión por delitos contra la salud pública, tenencia de armas, falsificación documental y favorecimiento de la inmigración ilegal, y los ocho restantes están acusados de delitos contra la Ley de Extranjería.

Los detenidos en esta operación son el cabecilla de la banda, Ming A., de 40 años, arrestado cuando regresaba de un viaje procedente de Holanda con 5.000 pastillas de éxtasis y un pasaporte falso, junto con su socio, Lin J., de 22 años; Relong G., de 42; Cheng H., de 23; Zhou J., de 20, y Biliang C., de 33, a quien además de tráfico de drogas, como al resto, se le acusa también de tenencia ilícita de armas.

Los inmigrantes irregulares detenidos son: Li R., de 35 años; Dai C., de 42; Wang Q., de 34; Lin B., de 31; Chen L. 37; Zhou X., de 25, y Lanlin H., de 19.

Ming A. era, además, un viejo conocido de la Policía puesto que figuraba como uno de los mayores compradores de "kin", una sustancia muy peligrosa, sobre todo mezclada con otros estupefacientes, cuya base es un anestésico para animales compuesto por ketamina, muy de moda entre los jóvenes chinos.

Precisamente, el pasado 26 de abril fue posible desarticular una banda que manipulaba y vendía "kin" en Torrejón de la Calzada y en Madrid capital, cuyo principal abastecedor era Ming A., han indicado a Efe fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los centros de operaciones de los detenidos se hallaban en tres viviendas de Madrid, situadas en las calles Dolores Barranco, Olvido y Ferroviarios, donde se realizaron registros domiciliarios y se materializaron los arrestos y las incautaciones.

Las investigaciones han sido llevadas de forma conjunta por dos grupos de la Jefatura Superior de Madrid: el XX, de la Brigada de Policía Judicial, especializado en la investigación del crimen organizado, y el V, de la Brigada de Extranjería, que persigue la delincuencia de ciudadanos del continente asiático.

Según han detallado las fuentes, la investigación fue complicada desde el principio, primero por el carácter internacional del narcotráfico, al atravesar varios países, hasta la ausencia de denuncias contra ellos, sumado al "carácter hermético de este grupo mafioso".

Al parecer, el éxtasis era adquirido por el jefe de la organización, Ming A., en Holanda, y transportado por vía aérea o autobús por miembros de la organización.

La banda utilizaba la misma infraestructura para introducir diversas cantidades de drogas junto con los inmigrantes, a los que les facilitaban documentación falsa y el transporte.

A cambio, y como pago por la deuda contraída con la organización, eran reclutados para realizar tareas de venta de estupefacientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios