China planea evacuar a más de un millón de personas por riesgo de inundaciones

  • Los soldados trabajan para evitar el desbordamiento de los lagos formados tras el terremoto del pasado 12 de mayo

Más de 700 soldados trabajaban ayer contrarreloj para evitar el desbordamiento del lago Tangjiashan, que amenaza a un millón de damnificados por el terremoto en el suroeste de China, mientras otro grupo de efectivos trasladaba a un lugar seguro materiales radiactivos y químicos que estaban en la zona.

El seísmo registrado el pasado 12 de mayo en la provincia de Sichuan (suroeste), que ha causado cerca de 88.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos, ocasionó la formación de unos 35 lagos a causa del bloqueo de los ríos con aludes de rocas y escombros.

Un total de 27 de esos lagos podrían desbordarse sobre áreas ya devastadas por el terremoto, en las que millones de personas duermen a la intemperie, en tiendas de campaña o refugios improvisados, dijo la cadena pública Televisión Central de China (CCTV).

Con ayuda de excavadoras y dinamita, los militares están cavando canales para trasvasar los 130 millones de metros cúbicos del lago Tangjiashan, de cuyas inmediaciones han sido evacuadas hasta ayer 190.000 personas, según la CCTV.

Las autoridades locales tienen ahora preparados tres planes de contingencia: evacuar a otras 158.000 personas si se desborda un tercio de su volumen, 1,2 millones si se desborda la mitad, y 1,3 millones si el dique de contención finalmente se rompe.

De forma paralela a las actividades de drenaje, un total de 99 fuentes "radiactivas no identificadas" están siendo trasladadas en vehículos sellados y grúas desde 12 entidades situadas en la parte baja del lago hasta una zona especial de montaña a 300 kilómetros de Mianyang, según informó ayer el diario Beijing Times.

Según explicó Ma Ning, responsable regional del Ministerio de Medio Ambiente, "mover estas fuentes se ha convertido en una tarea urgente y prioritaria".

Esta operación se suma al traslado iniciado el jueves de más de 5.000 toneladas de productos químicos peligrosos, como ácido clorhídrico, situados en varias industrias de la zona, según dijo el mencionado funcionario.

Desde principios de la semana pasada, helicópteros del Ejército están transportando combustible, alimentos y equipos de construcción al lago, inaccesible por carretera y cuyas aguas están subiendo a un nivel de más de un metro al día debido a la lluvia.

La Administración Meteorológica de China anunció ayer que en los próximos diez días las precipitaciones continuarán pero no serán intensas en las zonas más afectadas por el temblor.

Han transcurrido casi 20 días desde que se registró el peor terremoto de China en tres décadas y su Gobierno ha recibido 5.700 millones de dólares en donaciones de dentro y fuera del país, según datos de la Oficina de Información del Gobierno.

Además, los organismos oficiales reciben cada semana miles de millones de llamadas de familias que se ofrecen a adoptar a los huérfanos del terremoto, cuya cifra no se ha precisado por el momento. Según el China Daily, 7.000 niños que se habían quedado solos tras el temblor han sido reclamados por sus familiares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios