Cadena perpetua para el asesino de prostitutas en el Reino Unido

  • Steve Wright recibe así la máxima pena prevista en la legislación británica

El hombre que asesinó en 2006 a cinco prostitutas de Ipswich (este de Inglaterra) fue condenado ayer a pasar el resto de su vida en prisión, la máxima pena prevista en la legislación británica. Steve Wright, de 49 años, fue declarado culpable el jueves de la muerte de Gemma Adams, de 25; Tania Nicol, de 19; Anneli Alderton, de 24; Annette Nicholls, de 29, y Paula Clennell, de 24, cuyos cadáveres desnudos fueron encontrados en un intervalo de diez días, entre el 2 y 12 de diciembre de ese año.

"Es justo que pase toda su vida en prisión", aseguró ayer el juez británico Peter Gross al dictar su pena: cadena perpetua sin posibilidad de que se considere la puesta en libertad del reo transcurrido un periodo de tiempo.

Las muertes, que causaron gran conmoción en el Reino Unido, fueron "una campaña dirigida de asesinato", según el juez, que justificó la imposición de esa condena en que los crímenes implicaron "un grado considerable de premeditación y planificación".

Wright estuvo impasible tras escuchar la condena y mantuvo la mirada en el suelo al abandonar el banquillo de los acusados custodiado por funcionarios de prisiones, evitando mirar al público asistente a la vista, entre ellos familiares de las víctimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios