La Semana Santa más allá de las Puertas de Tierra

  • La presencia del Huerto, la salida del Despojado o la llegada de Las Aguas a iglesias de extramuros hace cada vez más posible la participación cofradiera del 'otro' Cádiz

DURANTE generaciones ha sido la gran olvidada de la Semana Santa. Nadie quería mirar más allá de las Puertas de Tierra. La distancia entre extramuros, la Catedral y la plaza de San Antonio se antojaba imposible; y así, Borriquita terminó hace más de dos décadas por trasladarse de San José al barrio del Mentidero, o Siete Palabras nunca procesionó desde San Severiano, optando por templos del casco histórico hasta establecer su sede en la iglesia de la Merced.

Oración en el Huerto ha sido durante muchos años la única apuesta cofrade en extramuros en Semana Santa, el único exponente de cofradías penitenciales más allá de las Puertas de Tierra... Hasta que llegó el Despojado hace tres años. La fundación de la cofradía en Salesianos y la brillantez de sus salidas procesionales los tres últimos Domingos de Ramos han cambiado radicalmente el concepto que hasta ahora se tenía de extramuros. Venir desde más allá del Río Saja es posible; hacer una cofradía en Puertatierra y procesionar desde allí no es para nada descabellado.

Y en medio de estos dos ejemplos se encuentra también la Hermandad de Las Aguas, que desde que cerró el Oratorio de San Felipe Neri para ser rehabilitado se marchó al colegio marianista de la Avenida, donde desarrolla su vida todo el año pero desde donde -a día de hoy- no procesiona.

Las cofradías penitenciales de extramuros se muestran más que satisfechas con la respuesta de su actividad cultual y apuestan por que cada vez sean más las hermandades que radiquen allí y se dirijan a la Catedral desde sus respectivos templos. El asfalto y las anchas calles y avenidas de extramuros pueden convertirse en el futuro de las hermandades gaditanas. Puertatierra ha demostrado ya con creces que también es cofrade.

la más veterana de extramuros

La hermandad que más tiempo lleva viviendo en extramuros es la de Oración en el Huerto. Durante muchos años, los hermanos de la corporación del Jueves Santo se han sentido "huérfanos", en palabras de su hermano mayor, Fernando Reyna. "Allí no se sentía la Semana Santa. No se sabía lo que era una marcha procesional", recuerda de los inicios de la corporación en San Severiano. Unos tiempos difíciles pese a los cuales "siempre hemos apostado por San Severiano", asevera Reyna.

Lo cierto es que antes de 1983, en los tiempos en que la hermandad realizaba su salida procesional desde diversos templos y puntos del casco histórico: San Lorenzo, San Agustín, la calle Ramón y Cajal... Y en esos momentos se plantearon varias opciones para el futuro inmediato del Huerto. Pero, como señala casi treinta años después el actual hermano mayor, "no podíamos sacrificar la hermandad por el día de la salida". Por once horas de procesión que son "un sacrificio" pero que compensan con creces la labor del resto del año. Y es que Reyna destaca que todas las convocatorias que organiza la cofradía (cultos, fiestas y todo tipo de actos) reciben bastante respuesta de público. "La iglesia la solemos llenar en los cultos", apunta. De hecho, en los últimos años perciben cierto aumento en la participación y el apoyo de los vecinos de Bahía Blanca, que se une al que siempre han encontrado en la zona de la Barriada España. "Y el director espiritual también se está volcando con la hermandad", añade.

Así las cosas, Oración en el Huerto no duda en apostar por la presencia cofradiera en extramuros; por que Puertatierra se convierta en destino de muchas hermandades. "Por supuesto que sí. Hay muchas parroquias en extramuros huérfanas de cofradías y creo que les vendría bien", señala Fernando Reyna, que resta importancia al hecho de la distancia que tendrían que recorrer estos cortejos en Semana Santa. "Los trayectos son largos, pero cada uno se plantea cómo hacerlos".

"Ojalá cruzaran todos los días hermandades las Puertas de Tierra. Cuántas más cofradías haya en extramuros, creo que habría mayores beneficios para todos", concluye el hermano mayor de la hermandad más veterana en extramuros.

la última incorporación

La historia de la Hermandad del Despojado está vinculada a Puertatierra desde sus orígenes. La corporación que hoy procesiona en Domingo de Ramos se fundó al amparo del colegio de Salesianos. Y de hecho, su hermano mayor y fundador, Luis Manuel Rivero, entiende que "si no hubiera sido aquí, no se podría haber fundado la hermandad". Los cofrades del Despojado están "encantados" con la trayectoria que se ha cosechado en sus cuatro años de vida la cofradía en el entorno de la parroquia de San José. "La hermandad está muy integrada en el colegio, en la parroquia y en el barrio", afirma Rivero. Y eso se demuestra también en el censo de hermanos, que actualmente es más del doble que cuando se fundó. "No nos podemos quejar", comenta irónicamente el hermano mayor.

Coincidiendo con la experiencia del Huerto, Luis Rivero destaca que el nivel de asistencia a las actividades de la hermandad "es altísimo". "Los cultos se llenan; lo del Señor es tremendo, como se vio el Viernes de Dolores en el besapié. Y el día de la bendición de la Virgen también se llenó. Eso por no hablar de la salida", remarca.

Extramuros es una zona con una densidad de población muy alta, muchos más gaditanos que en el casco histórico. Y eso lo notan los cofrades que radican allí. Por eso, en el Despojado lo tienen tan claro. "¿Ir al centro? Es que ni se plantea eso. Estamos contentísimo. Estar aquí todo el año y tener que salir del centro sería frustrante para la hermandad y creo que también para los vecinos de Puertatierra", señala Rivero.

En cambio, el hermano mayor de la más joven hermandad penitencial de Cádiz sí considera que "habría cabida y es posible" que otras corporaciones de la ciudad se establecieran en extramuros. "Pero es cuestión de cada hermandad", matiza; desde luego él, por la experiencia del arranque de la historia del Despojado, "animaría a hacerlo si alguna cofradía se lo plantearía; sólo le hablaría de cosas buenas, que son las que hemos vivido aquí". Eso sí, en caso de que se diera un aumento de cofradías en extramuros, Rivero apuesta por "diversificar" los destinos de las mismas, para no concentrar todas en el mismo templo o zona.

posible futuro en san felipe neri

La tercera cofradía de la Semana Santa gaditana vinculada actualmente con extramuros es la de Las Aguas. Desde 2008 radica en la iglesia del Pilar, en plena Avenida y en el colegio de San Felipe Neri. Y la cofradía ha comenzado ya a negociar con los marianistas la renovación del convenio (que expira el 31 de mayo), lo cual es muestra del positivo balance de estos tres años. "Todo lo que te pueda decir es bueno. Poco a poco hemos ido adentrándonos en la vida marianista, que ya la teníamos, pero que la hemos reforzado al residir aquí. Y ahora estamos recogiendo los frutos", afirma su hermano mayor, José Manuel Silva.

Desde que están en el colegio marianista, las actividades de Las Aguas también han encontrado mayor participación; y un claro ejemplo de esto es la muestra cofrade que organizaron esta Cuaresma "y que ha triplicado o cuatriplicado el número de visitas respecto al año anterior". Y el censo de la hermandad también está creciendo con la incorporación de muchos alumnos de San Felipe Neri.

"Nuestra pena es no poder salir de allí, de momento", expresa José Manuel Silva, que señala que el principal motivo de esto último es las reducidas dimensiones de la puerta del templo y la negativa de la cofradía a montar los pasos en el patio del colegio. Pero estas circunstancias podrían cambiar en un futuro. "A medio plazo, si hay una demanda de hermanos que quisieran salir de allí, se haría. La carga no me preocupa, los pasos de una manera u otra saldrían", afirma contundentemente Silva, que entiende que cuando la mayor parte del censo de hermanos resida en Puertatierra la cofradía tendrá que plantearse procesionar desde San Felipe Neri. Es más, entiende que "las cofradías poco a poco tendrán que ir para allá. Cada vez hay menos gente en el centro y extramuros tiene mucho ambiente". De momento, en el caso de Las Aguas esta posibilidad de procesionar desde extramuros depende fundamentalmente de la demanda que pudiera haber para ello, de las posibilidades económicas -ya que una procesión desde allí estaría más horas en la calle y necesitaría un presupuesto mayor- e incluso del cambio de la carrera oficial. Curiosamente, Silva ve en el cambio de sentido de la carrera un incentivo importante para que haya más hermandades en Puertatierra. Y es que él entiende que si el final de la carrera fuera la Catedral y no San Antonio "sería prácticamente lo mismo venir de Puertatierra que de otros lugares del centro".

Es decir, que en Las Aguas apuestan por extramuros. "Sin duda. Lo veo con un futuro grande para las cofradías. La masa de ciudadanos está allí; y se está viendo que no es utópico venir desde allí. El Despojado lo está demostrando", comenta José Manuel Silva.

una opción que sí se plantearía ahora

Precisamente, las salidas procesionales del Despojado también han variado la forma de ver las cosas en la hermandad del Caído. Hace tres años, la cofradía tuvo que dejar la capilla del Parque Genovés para lo que iba a ser una inminente rehabilitación del colegio mayor Beato Diego. Entonces la junta de gobierno planteó varias opciones y su hermano mayor, Pedro Pablo Reynoso, reconoce que una de ellas era trasladarse a San Felipe Neri. "El colegio siempre nos ofreció la posibilidad, pero la obra se preveía hasta 2012 y entendimos que no podíamos irnos muy lejos", matiza en referencia al cabildo de hermanos en que se aprobó el traslado a San Francisco.

Ahora, a día de hoy, esa posibilidad de marcharse a extramuros no se contempla en absoluto, ya que el planteamiento de la hermandad es permanecer en San Francisco hasta que al fin se acometa la rehabilitación del colegio mayor y la cofradía vuelva a su capilla. Eso, al menos, es lo que el Caído tiene firmado tanto con el rector de la Universidad de Cádiz como con la comunidad de franciscanos.

No obstante, su hermano mayor considera -"teniendo en cuenta el potencial de un colegio y tras la experiencia del Despojado"- que si la situación de 2008 volviera a darse ahora la cofradía del Caído estaría hoy en día en la iglesia del Pilar de San Felipe Neri. "A lo mejor hace cuatro o cinco años te digo que no me muevo del centro. Pero ahora me iría seguro", reconoce Reynoso, que explica que en extramuros es donde se localiza actualmente la mayor densidad de población "y la mayor parte del censo de la hermandad es de extramuros".

Y es que en Puertatierra cada vez se vive más la Semana Santa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios