Los trabajos del centro de formación náutica afrontan su recta final

  • A finales de junio se prevé que concluyan las obras y comience a dotarse el interior con el equipamiento · Educación nombrará a la dirección antes de verano para que el curso que viene entre en funcionamiento

Las obras de construcción del nuevo centro integrado de Formación Profesional que aunará todas las ramas del ciclo marítimo-pesquero en San Fernando avanzan a buen ritmo y se preparan para entrar en su tramo final.

Una vez concluida completamente la estructura del edificio con cerramientos y revestimientos incluidos, los obreros trabajan estos días en dar los últimos detalles al sistema eléctrico, a la espera de que la semana que viene empiece a llegar la carpintería de aluminio, los ventanales de vidrio y las puertas de madera para proceder a su colocación.

Todo apunta, por tanto, a que los trabajos estarán listos en aproximadamente dos meses, a finales de junio. Éste es, al menos, el plazo que tiene la empresa Pefersan S.A, adjudicataria de la actuación, para acabar su intervención dejando vía libre al Ente de Infraestructuras y Servicios Educativos (ISE) a fin de que sea posible abordar el complejo y largo equipamiento del interior del edificio a lo largo del verano.

No obstante, antes de la temporada estival la Delegación Provincial de Educación tendrá que hacer oficial el nombramiento del equipo directivo, ya que el propósito -y la buena marcha de los trabajos no lo impedirá de momento- es que el nuevo centro de náutica entre en funcionamiento de cara al próximo curso escolar.

Con una superficie útil de 1.319,14 metros cuadrados, el centro consta de cuatro alas que giran en torno a la piscina central de agua salada, habilitada con el objetivo de que los alumnos del ciclo formativo de grado medio de buceo puedan realizar sus prácticas en ella.

Nada más adentrarse en la parcela, el visitante puede observar ya a estas alturas de la actuación que, pese a la cercanía a la nave de cultivos marinos del IES Sancti Petri, la fachada principal del edificio mira hacia el paseo marítimo de La Magdalena, en la trasera del mencionado instituto.

Lo primero que se pisa es el amplio pórtico abierto (de 150 metros cuadrados) que da paso al interior del inmueble, de forma similar a un trébol.

La zona docente se distribuye entre las dos plantas de las que consta el edificio. En el primer piso se ubica el taller de máquinas (de 180 metros cuadrados) y otro de artes y aparejos (de 180, también). Abajo se localiza también el área de administración, que incluye un despacho para el director, otro para el jefe de estudios, una secretaría, un archivo, la sala de profesores, los aseos de profesores, la consejería, una sala de reprografía. Allí se situarán, asimismo, los servicios comunes (aseos y vestuarios, cuarto de instalaciones y cuarto de limpieza y basuras).

En la planta de arriba, por otro lado, se completan las dependencias con un aula polivalente (de 40 metros cuadrados), un taller de seguridad y supervivencia (de 90), otro de electrónica (también de 90) y un laboratorio de navegación y pesca (que consta de 60 metros cuadrados de superficie). Cabe destacar, nuevamente, la piscina de agua salada que, construida en la planta superior, ocupa hacia abajo toda la primera planta en cuanto a profundidad.

Gran parte de la fachada principal que linda con el paseo marítimo consta de amplios ventanales de vidrio, cuya instalación acaba de empezar y concluirá en los próximas semanas.

Otro aspecto en el que se trabajará pronto es en el pintado exterior del edificio, que supondrá uno de los últimos aspectos de la construcción del centro antes de que se lleve a cabo la dotación de las aulas y laboratorios en el interior.

Las obras, con un presupuesto de 1.239.132,71 euros y un plazo de ejecución de un año, dieron inicio en la primavera de 2007, por lo que no extraña que estén a punto de concluir teniendo en cuenta que se han alargado unos meses más de lo planeado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios