A sólo un mes del inicio del cambio

  • Las obras del tranvía comenzarán con la renovación de las canalizaciones, que supondrá levantar un lateral de la vía en primer lugar para luego urbanizar

Los comerciantes de la asociación Acosafe conocieron el lunes los detalles de una actuación como el proyecto del tranvía que conllevará una profunda transformación de La Isla. Un cambio que pasa por una nueva movilidad en la ciudad, al dejar de funcionar la calle Real como artería principal para el tráfico. Y, entre otras cosas, por una nueva concepción de ciudad para el ciudadano. Para que ese nuevo modelo llegue hará falta que sus vecinos sufran las molestias de una gran obra que permitirá el paso del tren tranvía y que conllevará la semipeatonalización de Real, aunque todas las partes implicadas en el proyecto -administraciones y empresas- trabajan para paliar al máximo esos problemas.

La planificación de obras contempla que los trabajos comiencen por la renovación de las canalizaciones. Una máquina avanzará por cada tramo de la calle Real levantando el firme para incorporar esas nuevas instalaciones -de gas, electricidad, agua, teléfono-. Este trabajo se centrará en un lateral de la vía, de dos a tres metros de anchura, en aparcamientos y paradas de autobuses, lo que permitirá el paso de vehículos por los otros carriles y reducir de esta forma el tiempo en que esté cortado el tramo afectado en ese momento de la calle Real.

Tras la primera actuación se procederá a la urbanización del trecho en cuestión. Cada uno será de unos 120 metros de longitud, aproximadamente, en los que se habilitará además carriles para servicios de emergencia y entradas a garajes cuando sea posible.

Cuando un tramo se termine y comience el vallado de otro se continuará por las calles transversales para dejar lista cada parte. No estarán cortadas cuando su uso sea necesario por el desvío de la circulación de la calle Real.

El plan de obras permitirá además que no se vea afectado ningún evento de la ciudad, ya sea la Semana Santa de 2009 o el 24 de Septiembre. Fue uno de los detalles sobre los que mostraron interés los comerciantes presentes en el encuentro del Ayuntamiento y la Delegación Provincial de Obras Públicas con Acosafe. Las paradas de taxi, la llegada a los hoteles y la carga y descarga también salieron a relucir. Sobre todo ello el alcalde, Manuel de Bernardo, expuso la intención municipal de analizar las experiencias de otras ciudades con zonas peatonalizadas como Barcelona, Tenerife, Bilbao, Logroño, Pontevedra o Segovia. De ese estudio saldrá una propuesta para La Isl,a que podrá mejorarse, a la que, apuntó el regidor, "hay que aplicar el sentido común".

Para este tipo de actuaciones las partes están de acuerdo en crear una mesa de trabajo en la que participen agentes sociales, económicos y partidos políticos. Que intercambien opiniones y soluciones a los problemas que se planteen. O a cualquier tipo de medida complementaria que se quiera poner en marcha.

En ese punto puede estar la creación de aparcamientos subterráneos en el centro que demanda Acosafe. Es su condición para apoyar el proyecto del tranvía e insiste por tanto en su necesidad para facilitar el acceso al centro comercial abierto al ciudadano. Las alternativas pasan por las plazas de la Iglesia, del Rey y del Carmen y la Alameda Moreno de Guerra. Mientras que la primera se descarta por cuestiones técnicas, las otras opciones deberán ser estudiadas y contar con informes de los técnicos de Urbanismo, del Plan General, de la empresa que ha realizado el plan de aparcamientos de Esisa (Empresa Pública de Suelo) y de Epycsa -que prepara el plan de movilidad-. Todo, desde el máximo entendimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios