El plan de saneamiento de las arcas municipales irá al próximo pleno

  • El documento elaborado, que tendrá que remitirse a la Junta, establece medidas para eliminar el déficit actual de dos millones de euros desde 2009 hasta 2011

El Ayuntamiento deberá apretarse el cinturón en los próximos años para cumplir la nueva legislación que obliga a reducir la deuda de las administraciones locales. Eso implica control absoluto de las cuestas, tanto en gastos como ingresos, algo que ya ha quedado recogido en el plan de saneamiento elaborado por el Área de Economía y Hacienda. Ese documento deberá pasar ahora por pleno para su aprobación, y posterior remisión a la Junta de Andalucía, responsable de dar el visto bueno final.

Será en la próxima sesión plenaria donde se debata sobre este plan de estabilidad, en el que se establece la reducción en tres años, desde el ejercicio 2009 hasta el de 2011, del déficit que acumula las arcas municipales que llega hasta los 2.157.208 euros, según la última liquidación cerrada hasta la fecha, la de 2006. Habrá que esperar para conocer los datos más recientes de 2007, unos números que están pendientes de cerrarse. Mercedes Espejo, la delegada de Economía y Hacienda, reconocía ayer que el Ayuntamiento tiene una capacidad de reducir la deuda muy lenta. "No disponemos de recursos como otras entidades locales", apuntó. Se refería, especialmente, a la disposición de suelo en otros municipios, del que sacan beneficios.

Al menos, el ritmo de los resultados presupuestarios de los últimos años es positivo. Y es que si en 1999 la diferencia entre los gastos y los derechos adquiridos (ingresos, en definitiva) fue negativa, desde 2000 siempre ha habido superávit -1.863.000, 2000; 2.020.000, en 2002; 2.143.000, en 2005 y 1.561.000, 2006- . En esos años el déficit ha sufrido un fuerte descenso: si en 1999 se situaba en más de 7,5 millones, en 2002, por ejemplo, había bajado hasta los casi 5,2 millones. La liquidación de 2004 dejaba el déficit en casi 4,1 millones, mientras que dos años más tarde, tras el ejercicio 2006, se quedaba exactamente en 2.157.000 euros.

Sobre el plan, Espejo expuso las principales medidas que se tomarán a partir de 2009, necesarias para conseguir el equilibrio presupuestario que exige el nuevo Real Decreto 1.463 de noviembre de 2007. Los gastos de personal se controlarán y sólo podrán subir hasta un 3 por ciento, sin que en ese tiempo, por tanto, se pueda realizar ninguna ampliación de plantilla. Se mantendrán los servicios actuales, pero no se dará cobertura a ninguno más. El aumento de los gastos se calcula en un 1 por ciento. Tampoco se crearán nuevas subvenciones. Para controlar los ingresos, el Ayuntamiento apuesta por potenciar los servicios de renta para tener los ingresos públicos al día, actualizar las tasas fiscales, realizar constantes inspecciones para que los ciudadanos no dejan de pagar y comentan fraude e insistir en la entrada en tiempo de las subvenciones de la Junta de Andalucía o el pago del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que debe Defensa. Todo para que en 2011 el nivel de financiación sea igual al nivel de devolución de préstamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios