El problema catalán se cuela en el discurso de la Pascua Militar

  • El ALFLOT agradece a Policías y Guardias Civiles su papel en un conflicto "que nos retrotrae a los peores momentos de nuestra historia"

El almirante de la Flota, durante el discurso de la Pascua Militar que ayer se celebró en San Fernando. El almirante de la Flota, durante el discurso de la Pascua Militar que ayer se celebró en San Fernando.

El almirante de la Flota, durante el discurso de la Pascua Militar que ayer se celebró en San Fernando. / román ríos

El almirante de la Flota, Juan Rodríguez Garat, presidió ayer en representación del Rey, Felipe VI, la celebración de la Pascua Militar en todo el territorio comprendido por las provincias Almería, Cádiz, Granada, Huelva y Málaga y sus distintas unidades y dependencias militares, a las que trasladó su felicitación tras hacer balance del trabajo que llevan a cabo y de las operaciones internacionales que -aseguró- han dejado "una huella de solidaridad y de progreso".

Rodríguez Garat aprovechó también esta solemne ocasión para trasladar su "agradecimiento" a los Guardias Civiles y a los Policías Nacionales que hasta hace escasos días han estado desplegados en Cataluña "al servicio de la Ley y de la convivencia", miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que, recordó, "dejaron sus hogares y sus familias para hacer frente a pasiones que creíamos superadas, despertadas por aprendices de brujo insolidarios; a unas pasiones que nos retrotraen a los peores momentos de nuestra historia, que se nutren de la división y que se refuerzan con el enfrentamiento".

El almirante de la Flota, en este día tan señalado en el que se conmemora la reconquista de la isla Menorca en 1782, quiso explícitamente reconocer el trabajo llevado a cabo por Guardias Civiles y Policías Nacionales "que han contribuido en las calles de Cataluña a que también se sienta la huella de esa España moderna, atractiva e ilusionante que describe Su Majestad el Rey en el mensaje de Navidad; una huella plural y diversa pero integradora porque es la huella de todos".

Fue el de Rodríguez Garat un mensaje breve pero contundente y cargado de contenido, en el que haciéndose eco del discurso de Navidad del Rey se refirió a 2017 como un año "difícil". En este contexto subrayó que "las Fuerzas Armadas somos instrumentos de España" y aseguró que el país "no puede permanecer impasible ante el terrorismo". Así valoró la contribución española a la derrota militar del DAESH en Irak, "en la que España tenía que estar presente porque, cuando desde un autodenominado estado se fomenta la esclavitud, se tolera el maltrato a la mujer y se exporta un terrorismo que amenaza a todos, no sería ético esperar que nos defienda otro".

"Solo cabe -afirmó- perseverar y seguir haciendo historia". Y por eso, añadió, buques, aviones, soldados e infantes de marina españoles están desplegados en distintas misiones internacionales que enumeró para dejar constancia del alcance del trabajo que las Fuerzas Armadas llevan a cabo: combatiendo la piratería en el Índico, en el golfo de Guinea o luchando contra las mafias de la inmigración ilegal en el Norte de África "al tiempo que recogen de la mar a miles de desventurados". Y también, recordó, "desplegados en los confines de la Alianza Atlántica, desde el Báltico a Turquía", en el Líbano o apoyando a las Fuerzas Armadas de Afganistán, Mali, Gabón, Senegal, Cabo Verde y algunos países del norte de África.

En la parada militar participó una compañía mixta de honores compuesta por secciones de Infantería de Marina, de marinería procedente de la Fuerza de Acción Naval y de la Flotilla de Aeronaves y del Regimiento de Artillería de Costa (RACTA-4) del Ejército de Tierra. El acto culminó con un desfile por la calle Real.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios