San Fernando

"Los premios te obligan a dar ejemplo y a esforzarte más en todo"

  • El doctor, especialista en cirugía cardiovascular, recibirá el Premio a la Identidad Isleña

Quedamos en hacer la entrevista por teléfono, ya que este año su hijo -que trabaja en Estados Unidos- pasará las Navidades con él en Santander, su obligado lugar de residencia. Más de cuarenta años lleva José Manuel Revuelta Soba, Premio a la Promoción de la Identidad Isleña 2008, fuera de San Fernando y reconoce nunca haberse sentido como un extraño en estas tierras. Cierto que pasa largas temporadas en la ciudad; siempre que sus investigaciones y su trabajo como jefe del servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Santander) se lo permite. El doctor Revuelta Soba (65 años), en su enorme cercanía, no entiende por qué el Ayuntamiento ha seleccionado a un médico para recibir una distinción turística. La primera pregunta entra de lleno ya en este tema.

-¿Por qué cree que este año se le ha otorgado este reconocimiento turístico y de promoción de la ciudad a un médico?

-Creo sinceramente que el Ayuntamiento ha detectado mi profundo cariño hacia mi tierra y que siempre he defendido el nombre y las bondades de La Isla en el extranjero. Modestamente opino que no me merezco el premio, pero siempre he transmitido el nombre de La Isla y pienso seguir haciéndolo allá donde vaya. No lo puedo evitar, me sale de dentro. Si tengo algún mérito es que, después de 40 años viviendo fuera, sigo sintiéndome de San Fernando. La identidad isleña, el orgullo de ser isleño, eso no me lo puede quitar nadie. Mi identidad isleña es algo innegable.

-¿Cuándo y cómo le comunicaron que el Ayuntamiento le había elegido para recibir este galardón que en años anteriores ha recaído en figuras como Sara Baras, Chato de la Isla, Niña Pastori, Camarón e incluso su propio primo, el periodista Pepe Oneto?

-Me llamó el alcalde. Yo estaba en Oviedo participando en un programa internacional de Erasmus, en un acto al que asistió la ministra de Educación. El alcalde me dio la noticia por teléfono. Le dije que era un honor y también una gran responsabilidad.

-Supongo que ni que decir tiene que la noticia le produjo una gran alegría, ¿no?

-Una alegría tremenda. Pero también es motivo de una gran responsabilidad. Si me dan este premio, mis conciudadanos piensan que es porque me lo merezco. Así que te obliga muchísimo, sobre todo a esforzarte más en el trabajo y en la vida en general, y a dar ejemplo.

-Ocurriría lo mismo cuando se le dedicó una calle, la Avenida Doctor Revuelta Soba, en la ciudad...

-Mi primo Pepe Oneto bromeaba entonces diciéndome que a mí era al único que me habían dedicado una calle en vida, que eso era cosa de cuando la gente se moría... ja, ja. Ahora la verdad es que me ruboriza mucho pasar por ella (que se encuentra en las inmediaciones del parque Almirante Laulhé). Algunos amigos míos de fuera me dicen que cuando vayan a conocer San Fernando lo primero que van a hacer es visitar mi calle. Es el mejor reconocimiento que he recibido en mi vida. Yo siempre digo que nunca podré devolver a La Isla todo lo que está haciendo por mí. Tengo con ella y con los isleños una tremenda deuda.

-¿Hasta cuándo vivió usted en San Fernando?

-Mis dos padres eran de San Fernando. Mi padre, en concreto, trabajaba como chófer de la Marina. Ellos me transmitieron el amor por mi tierra. Yo estudié en la Facultad de Medicina de Cádiz e iba en el autobús de Marina hasta allí. Cuando acabé la carrera, alrededor del año 1967, me marché a trabajar a Barcelona como cirujano cardiovascular. Luego estuve en Estados Unidos, en Nueva York. Después volví a Barcelona y ahora estoy en Santander, aunque me muevo mucho a nivel internacional.

-Y, ¿sigue manteniendo alguna vinculación laboral o familiar con San Fernando?

-Laboral no. Pero familiar, absolutamente. Toda mi familia está en San Fernando: mis cuatro hermanas, sobrinos... todos. También sigo manteniendo mi grupo de amigos de toda la vida. Cada vez que puedo me voy allí a pasar una temporada; me encanta pasear por las calles, es estupendo... Así que vinculación, toda.

-Estará entonces al día informativamente, ¿no? ¿Cree que La Isla es una localidad turística o podría serlo en un futuro?

-Mucha gente conoce San Fernando por su vinculación militar. Pero creo que atesora un patrimonio histórico, cultural y, por supuesto, turístico enorme, así que el potencial para un futuro desarrollo está ahí. Aunque ahora aún no lo sea, opino que La Isla puede ser un foco turístico de primer orden dentro de poco. Si otros municipios cercanos como Chiclana lo han hecho, ¿por qué nosotros no? Además, nosotros contamos con la ventaja de que no hemos deteriorado nuestro litoral, que sigue casi intacto. Tenemos que estar contentos de haberlo protegido. Lo demás se puede conseguir poco a poco.

-¿Acudirá el 1 de febrero a recoger este premio a la Feria Internacional del Turismo (FITUR) en Madrid?

-Sí, por supuesto.

-Usted se mueve principalmente en los campos de la investigación y la docencia. Fue el primer catedrático de Cirugía en España (ahora, ya son tres) y tiene las patentes de diverso instrumental quirúrgico así como de la bioprótesis cardiaca monocúspide. ¿En qué está trabajando actualmente?

-Trabajo en un programa europeo, con ingenieros de la Universidad Politécnica de Madrid entre otros, en una nueva válvula cardíaca que sirva para sustituir la actual. Estoy aprendiendo mucho de todos los profesionales con los que trabajo: físicos, matemáticos, economistas... A lo largo de mi vida he aprendido que hay que hablar con especialistas de otros campos para, entre todos, buscar la mejor respuesta. Los médicos no son los únicos que las tienen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios