El pleno evidencia la falta de consenso sobre el Bicentenario

  • Gobierno y oposición se reprochan las demoras en las actuaciones comprometidas en un debate que insistió en el enfrentamiento permanente

El ingenio de algunos concejales de la Corporación y la costumbre de echar mano de figuras y metáforas para articular el discurso político hizo que ayer el debate plenario fuera desde las interminables sagas de las películas de terror de serie B a las grandes producciones cinematográficas pasando por el Apocalipsis y la célebre novela Un mundo feliz, de Aldous Huxley, cuando en realidad en la Casa de la Cultura se hablaba del Plan Especial de Protección Especial del Casco Histórico, del proceso de enajenación de las viviendas del Invifas que se ubican en la zona del Merendero, del Janer, de las críticas de la oposición hacia la remodelación de las líneas de transporte urbano o de la campaña municipal Ciudad 10, que promociona las actuaciones que se quieren tener listas para el Bicentenario.

Los giros literarios tuvieron su gracia, provocaron más de una sonrisa en la sala, restaron tensión al enfrentamiento perpetuo ente Bipartito y oposición e hicieron que los ediles redoblaran sus alardes de ingenio para terminar el debate entre risas y felicitaciones a los 'fernandos' por su santo.

Un buen ambiente al final del pleno que disfrazó el enfrentamiento político de siempre sobre los temas de siempre: defensa, la desafectación de suelo militar, el PEPRICH -que, como dijo el concejal socialista Carlos García Caballero, "vuelve una y otra vez al pleno como una película de terror de serie B"- o el pacto de gobierno o las pasadas elecciones municipales. Así, el portavoz andalucista, Francisco Romero, llegó a reprochar al líder socialista, Fernando López Gil, su "trauma postelectoral" por no haber conseguido superar el acuerdo de gobierno de PA y PP de hace ahora un año: "El 70 por ciento de los isleños le dijeron que no le querían como alcalde, señor López", le espetó duramente. "No se olvide de que a mí, por lo menos, me quisieron mil isleños más que a De Bernardo", le contestó el otro. Como si no hubiera pasado todavía un año.

El debate abordó también la cuestión del Bicentenario, un tema poco usual en los plenos todavía, al dar cuenta el alcalde de la creación de la Oficina del 2010 y del nombramiento de José Quintero González como coordinador de la efeméride. Fue lastimoso porque puso en evidencia la falta de consenso y unidad que debe guiar la efeméride al reprocharse los grupos si las demoras de las actuaciones comprometidas eran culpa de unos o de otros, si del Gobierno central y la Junta o si del Ayuntamiento. Tanto fue así que el propio alcalde zanjó el debate con su intervención: "Todos tenemos nuestra responsabilidad en el 2010, estamos trabajando desde la máxima lealtad con el Consorcio y desde el compromiso del Ayuntamiento", dijo.

Romero (PA), por su parte, matizó: "Si el Bicentenario fracasa, será un fracaso del Gobierno central", advirtió. López Gil (PSOE), por otro lado, pidió que las decisiones vinculadas al Diez -como el nombramiento de José Quintero- contaran con el grupo mayoritario, que es el PSOE.

"Hoy es para mí un día triste y alegre -dijo el alcalde- alegre porque por fin se firma el acuerdo entre la Junta y el Obispado para el Oratorio y triste porque ese mismo acuerdo no se ha firmado para la Iglesia Mayor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios