La crisis irrumpe en un emotivo homenaje a la autonomía del 28-F

  • De Bernardo pronuncia un discurso institucional en el que demanda un pacto "necesario, urgente y conveniente" a la clase política para superar la situación

Un mensaje que se debatió entre la esperanza y el desasosiego, entre la lucha y la rendición, entre el pasado glorioso y el futuro incierto. Ésas fueron las sensaciones que transmitió el alcalde de la ciudad, Manuel de Bernardo, en el discurso institucional pronunciado ayer con motivo del 29º aniversario de la autonomía andaluza. Fue en un acto sencillo y solemne celebrado en el patio del Museo Histórico Municipal a las siete de la tarde en el que también se falló el premio para los poetas andaluces Ciudad de San Fernando.

De Bernardo comenzaba su alocución haciendo una elegante comparación entre el espíritu de heroico de Hércules y el de los andaluces, "quienes han vivido un proceso largo, cargado de dificultades", del que tuvieron hacer uso entonces y también ahora, cuando la situación económica en todo el mundo no es especialmente favorable. Porque en las palabras del edil andalucista no faltaron referencias a una crisis que azota con fuerza a la comunidad autónoma, "porque debemos tener presente cuál es nuestra realidad para poder actuar sobre ella", apuntó. Por eso habló de recesión mundial, de proceso de decrecimiento económico con importantes consecuencias como el aumento del desempleo.

Y por eso también propuso soluciones, que pasan por el respaldo a las pequeñas y medianas empresas, por unas medidas eficaces que apoyen a las economías domésticas más modestas. "La incertidumbre es grande y grande el desasosiego de muchas familias andaluzas que ven impotentes el inicio de cada día con nuevos nubarrones en sus hogares", señaló. Soluciones que también deben encontrarse en la clase política, a la que lanzó nuevamente un mensaje innumerables veces repetido en estos días. "Es necesario, urgente y conveniente que todos los partidos políticos aunemos esfuerzos y voluntades", incidía en un mensaje que atraviesa el entorno autonómico para colarse en el local. "Debemos estar a la altura de lo que la sociedad demanda", continuaba.

Pero quiso el alcalde cerrar su intervención con una puerta abierta a la esperanza, basada en el trabajo para combatir, "las nuevas amenazas sobre Andalucía". Y apuntó a quienes deben, "debemos", realizar esa tarea. "Ahora nos toca a nosotros pelearnos por nuestro futuro", un futuro respaldado por la memoria del ilustre Blas Infante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios