La biblioteca Luis Berenguer amplía su horario de verano

  • El plan especial de bibliotecas para la preparación de los exámenes de septiembre refuerza la jornada con la apertura de la sala durante la tarde y el fin de semana

Comentarios 1

A partir de la primera quincena de agosto, después de despejar la mente con la Feria del Carmen y de la Sal, los jóvenes isleños comienzan a poner sus relojes en hora para empezar a preparar los exámenes de septiembre. Sin embargo, cuando estos estudiantes, en su mayoría universitarios, necesitan un lugar donde preparar los exámenes de septiembre, aislados del calor y separados de las tentaciones del verano, los responsables de las bibliotecas deciden recortar el horario de éstas.

"¿Quedamos por la tarde para estudiar? Que va la biblioteca sólo abre por la mañana". Esta conversación, tan cotidiana entre estudiantes durante la época estival, pasará a la historia el próximo lunes gracias a la apertura del horario de tarde de la biblioteca Luis Berenguer. De esta forma, a partir del 18 de agosto y hasta el 19 de septiembre las instalaciones de la calle Real estarán abiertas de lunes a viernes, en horario de nueve de la mañana a dos de la tarde y de seis y media a diez de la noche.

Además de este horario, los dos últimos fines de semana de este mes (23 y 24, 30 y 31) y los dos primeros de septiembre (6 y 7, 13 y 14) los jóvenes podrán dar los últimos repasos al temario antes de la fecha del examen. Durante los sábados y domingos indicados el horario de mañana es el mismo que durante el resto de la semana, sin embargo la apertura por la tarde es a las seis y el cierre a las nueve de la noche.

Para hacer frente a la gran demanda existente la Delegación de Bibliotecas ha tenido que ingeniárselas, un año más, para encontrar un lugar alternativo adecuado para el estudio. Esta es la primera vez que la biblioteca Luis Berenguer se encuentra habitada por estudiantes durante las tardes de agosto. A pesar de esto, el pasado verano el Ayuntamiento ya intentó cubrir, sin éxito, el déficit de lugares habilitados para la preparación de exámenes, con la colocación de una sala nocturna de estudio en la Casa de la Juventud. El horario, de nueve y media de la noche a tres y media de la madrugada, fue la causa de que la iniciativa fracasase.

Frente a la imposibilidad de ampliar la jornada por falta de personal la biblioteca de la calle Gravina seguirá contando con su habitual horario de mañana, de nueve a dos de la tarde. Asimismo, para aumentar el número de plazas disponibles los responsables del mobiliario de la sala de estudio devolvían, hace pocos días, las mesas y sillas retiradas hace tiempo.

Mientras esperan la construcción del nuevo aulario de San Marcos, con capacidad para un centenar de personas, los jóvenes que se ven forzados a dar el callo frente a los libros en verano solicitan al Ayuntamiento que se les tenga más en cuenta a la hora de crear lugares alternativos a las bibliotecas. La falta de un horario adecuado ocasiona que muchos de estos alumnos se trasladen a Chiclana o Cádiz, donde sí hay unas salas especiales apropiadas para estudiar en verano.

2

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios