Urbanismo pide a Costas que concrete los límites del expediente de La Almadraba

  • La Gerencia alerta del "riesgo" que supone cambiar la clasificación del suelo sin el consentimiento de Costas · El Ayuntamiento desconoce si la modificación de la zona de servidumbre afecta a todo el deslinde

La Almadraba pidió ayer a la Gerencia Municipal de Urbanismo que reconozca que la barriada se asienta sobre suelo urbano consolidado en la aprobación provisional del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) -prevista para comienzos del próximo año 2008- tras la reciente notificación de la Dirección General de Costas en la que se especifica que se ha iniciado el expediente para modificar la franja de servidumbre de protección de Dominio Público Marítimo Terrestre de cien a veinte metros.

Es el primer encuentro que la asociación de vecinos mantiene con Urbanismo tras los avances conseguidos en los últimos meses en el dilatado y dificultoso proceso para legalizar sus viviendas.

Su portavoz, José Ruiz Cortejosa, lo resumía así: "Ya hemos conseguido que Costas reconozca que la barriada se asienta sobre suelo urbano antes de la entrada en vigor de la ley de 1988, ahora nos toca negociar con el Ayuntamiento para que así quede recogido en el nuevo Plan General".

A pesar del malestar entre los vecinos despertado por las declaraciones realizadas la semana pasada por la delegada general del área de Urbanismo, Carmen Pedemonte (PP), en las que afirmaba que para cambiar la clasificación del suelo en el nuevo PGOU era necesario que Costas aportara más información al respecto y que se pusiera en contacto con el Ayuntamiento, el resultado del encuentro de ayer fue bastante satisfactorio para La Almabraba.

Así lo expresó el propio presidente de la asociación de vecinos al término de la reunión, en la que valoró la predisposición de la Gerencia a reconocer a La Almadraba como suelo urbano en el Plan General -expresada por el delegado específico, Pascual Junquera (PP)-, toda vez que Costas concrete los límites de la operación y dé su visto bueno.

Éste es, de hecho, el problema que se le plantea a Urbanismo, ya que desconoce si el cambio en la clasificación del suelo afecta a toda la zona que comprende el deslinde (desde la rotonda de las banderas de la playa de Camposoto hasta el número 349 de Gallineras).

La Gerencia, en este sentido, acaba de remitir a Costas un nuevo escrito para que determine estos límites ya que, si se excede en el cambio de clasificación del suelo, el PGOU podría demorarse nuevamente al paralizar Costas el documento si no admite estas modificaciones. Urbanismo, por ello, prefiere ser prudente en los pasos que da y así se lo explicó ayer a los vecinos de La Almadraba. Además, Junquera anunció que solicitará hoy una reunión con el jefe de la Demarcación de Costas en Andalucía-Atlántico, Federico Fernández.

La postura de los afectados, por otro lado, está clara: lo que quieren es que todas las viviendas -desde el número 349 hasta el 499- queden en suelo urbano en el nuevo PGOU.

Urbanismo, en este sentido, insistió en la necesidad de contar con datos más concretos, ya que la información aportada hasta el momento por Costas a los vecinos -con la Gerencia todavía no se ha puesto en contacto- es "imprecisa" e "insuficiente" para adoptar decisiones con garantías.

"Por muy buenas intenciones que existan por parte de Costas, lo cierto es que a día de hoy a la Gerencia sigue sin llegar ninguna comunicación oficial dirigida a nosotros -afirmó el delegado específico de Planeamiento- en la que Costas nos diga que podemos cambiar la clasificación del suelo de La Almadraba".

Urbanismo, de esta forma, ha alertado del "riesgo" que puede suponer modificar la clasificación del suelo de esta barriada sin contar con el visto bueno de la Demarcación de Costas.

"Hasta ahora no disponemos de datos concretos sobre la modificación de la zona -afirmó Pascual Junquera- no sabemos si esto va a afectar a todo el deslinde entre Camposoto y el muelle de Gallineras o sólo a una parte de él. Tampoco sabemos con certeza si se incluyen todas las viviendas del barrio de La Almadraba y el riesgo que queremos evitar es modificar la clasificación del suelo y encontrarnos luego con un informe negativo de Costas, porque entonces tendríamos que volver atrás con la tramitación del PGOU. Necesitamos ir dando pasos adelante, no hacia atrás".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios