El PSOE pide al bipartito PA-PP que reconduzca el plan de saneamiento

  • Las medidas propuestas, según la oposición, no contrarrestarán el déficit sino que lo incrementarán al perpetuar el mismo modelo de gestión · Los socialistas piden consenso y participación ciudadana

El PSOE pidió ayer al bipartito PA-PP que deje sobre la mesa el plan de saneamiento para reducir el déficit presupuestario del Ayuntamiento que mañana aprobará en el pleno.

El portavoz de la oposición, Fernando López Gil, reclamó un documento consensuado por todos los grupos políticos y el Consejo Local de Participación Ciudadana y alertó de la preocupante situación económica del Consistorio que, a su juicio, no remediará el nuevo plan de saneamiento. Antes bien -aseguró junto al concejal Fernando León- estas medidas agravarán aún más la situación al implicar necesariamente constantes subidas de los impuestos municipales para perpetuar el modelo de gestión actual sin remediar el creciente desequilibrio entre ingresos y gastos.

Pero el rechazo de los socialistas va más allá del plan de saneamiento para cuestionar la viabilidad del modelo de gestión económica. "La estructura municipal es antigua y obsoleta -afirmó López Gil- nos endeudamos para continuar un modelo que insiste en el desequilibrio y es necesario cambiar esa realidad".

Ese modelo, según el PSOE, no es otro que el desarrollo continuado de una ciudad dormitorio. Sin embargo -advierte la oposición- cuando el nuevo PGOU agote el suelo que la ciudad tiene disponible se reducirá drásticamente su capacidad económica: "Habrá menos ingresos pero más gastos lo que únicamente nos llevará a subir los impuestos municipales", aseguró López Gil.

Más crítico con el plan de saneamiento se mostró el edil Fernando León, que aseguró que el equipo de gobierno no aprobará el viernes este plan de saneamiento en el pleno con el objetivo real de reducir el déficit presupuestario (cifrado en 9,2 millones de euros) sino única y exclusivamente porque así se lo exige la Ley. "No lo hace por voluntad política sino obligado por la Ley", afirmó. Por ello, el PSOE insistió en pedir que el documento se quedara sobre la mesa para elaborar un nuevo plan de saneamiento que fuera realmente eficaz y que sirviera para solucionar el desequilibrio entre gastos e ingresos.

León, en este sentido, recordó los infructuosos resultados del plan de saneamiento que se empezó a aplicar en el año 2001 y que ha llevado a saldar el pasado ejercicio con un déficit superior a los nueve millones de euros. La subida de las ordenanzas fiscales -el IBI hasta un 6 por ciento- y la refinanciación de la deuda municipal aprobada a finales del pasado año sólo conducen, según el concejal socialista, "a pagar más impuestos sin percibir ninguna mejora en los servicios". "La refinanciación de la deuda -aseguró- le está costando a cada ciudadano una media de 460 euros".

El PSOE, de esta forma, ha advertido de las consecuencias que acarreará el plan de saneamiento, que tendrá una vigencia de tres años, tales como la congelación de la plantilla municipal o el incremento de los impuestos municipales, incluido el IBI, el impuesto de vehículos y las tasas de transporte. Pero lo peor, según Fernando León, es que el plan de saneamiento que se aprobará mañana en el pleno con los votos de PA y PP sólo contempla una capacidad de endeudamiento de ocho millones de euros, cuando actualmente el Ayuntamiento tienen comprometidos hasta once millones: "Eso quiere decir que hay tres millones de euros correspondientes a inversiones comprometidas que se van a quedar sin ejecutar, de nuevo están haciendo trampas en las cuentas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios