la igualdad en las cofradías

¿Mujeres con dalmática y cirial?

  • La presencia de mujeres en los cuerpos de acólitos se ha convertido en algo habitual en muchos cortejos. Ahora, sin embargo, vuelve a ser discutida

Un cuerpo de acólitos formando íntegramente por mujeres ante el palio del Prendimiento. Un cuerpo de acólitos formando íntegramente por mujeres ante el palio del Prendimiento.

Un cuerpo de acólitos formando íntegramente por mujeres ante el palio del Prendimiento. / j.a.

Un día las vimos en la calle. Mujeres formando parte de un cuerpo de acólitos, ataviadas con dalmáticas y portando el incensario o los ciriales sin perder la compostura delante del paso en el cortejo procesional. Y no pasó nada. A nadie le extrañó que en la Semana Santa se diera este paso cuando hasta en el mundo de la carga, tan exclusivamente masculino, habían conseguido abrirse camino.

De hecho, a la siguiente Semana Santa se vieron más y, poco a poco, se convirtió en una imagen habitual en varias hermandades. Se han visto en los últimos años cuerpos de acólitos íntegramente formado por mujeres, pertigueras, vestidas de librea... Y no solo en La Isla sino también en otras localidades.

Isabel Godoy Aparicio fue una de las pioneras. Hace más de una década se convirtió en la primera mujer en formar parte de un cuerpo de acólitos en San Fernando. Se estrenó en su hermandad -Columna- aunque luego salió también en otras cofradías: Prendimiento, Gran Poder, Soledad, Misericordia... En esta última hasta ejerció de pertiguera dando las órdenes a un cuerpo de acólitos integrado por hombres. Y su ejemplo cundió.

Por eso ahora ha mostrado su sorpresa ante el hecho de que se haya prohibido expresamente a las mujeres formar parte de un cuerpo de acólitos aludiendo a cuestiones litúrgicas. Ha pasado en la parroquia de la Iglesia Mayor, con su hermandad de Columna, donde varias mujeres -entre las que se incluye un familiar- han chocado con la negativa del nuevo párroco, con el que Isa, de hecho, ha tratado el tema sin conseguir nada. "No entiendo cómo hoy en día puede llegarse a este extremo", advierte mientras recuerda la naturalidad con la que se lleva años viendo a las mujeres ejerciendo este papel en los cortejos procesionales.

El hermano mayor de la cofradía, Francisco Javier Ramos, asegura que la hermandad, que además fue la primera en apostar por las mujeres en el cuerpo de acólitos, no tiene ningún problema al respecto. Es más, hay varias interesadas en ocupar estos puestos del cortejo. Pero el criterio del párroco y director espiritual de la cofradía es totalmente opuesto. De hecho, se da la paradoja de que la cuadrilla de hermanos cargadores de esta cofradía ha reformado hace poco sus estatutos para permitir la inclusión de mujeres. O sea, que pueden salir en cualquier sitio del cortejo excepto en el cuerpo de acólitos.

Es cierto que no es la única parroquia que sigue esta premisa. En otras, sin embargo, no supone ningún problema que las mujeres salgan en un cuerpo de acólitos. Las razones que se esgrimen para explicar este veto se basan en la estricta aplicación del Código de Derecho Canónico y su canon 230 mediante el que se instituye el ministerio de acolitado reservado a los laicos y tradicionalmente masculino, que se traslada a los cortejos procesionales.

Otra cuestión es el uso de las dalmáticas, ropaje que sí es exclusivo y característico de los diáconos pero que se usa con normalidad en los cortejos procesionales. Es decir, que en teoría su uso es incorrecto en los cuerpos de acólitos que habitualmente procesionan delante de los pasos, ya sean hombres o mujeres. En su momento hubo incluso alguna tentativa de limitar su uso pero cayó en saco roto habida cuenta de lo extendida que estaba ya la costumbre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios