Costas redacta un modificado del proyecto del sendero del Carrascón

  • El organismo paralizó las obras tras advertir la empresa adjudicataria que no podía continuar con los trabajos, según el plan inicial · El problema para seguir con la plataforma está en los excesivos fangos

La paralización de las obras del sendero del Carrascón, advertida hace unas semanas cuando las máquinas dejaron de funcionar y poco después desaparecieron de la zona, está motivada por la imposibilidad de continuar el acondicionamiento de la plataforma por la existencia excesiva de fangos. Esto hace necesario que el organismo del que dependía la actuación, la Demarcación de Costas Andalucía Atlántico, tenga ahora que redactar un modificado del proyecto inicial.

La maquinaria, la topadora y la apisonadora que desde octubre se encargaban de afianzar el suelo por el que los peatones podrán pasear entre esteros, paró exactamente el pasado 29 de abril, según las informaciones facilitadas por este órgano del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. Los responsables de la empresa pública encargada de la ejecución, Tragsa, comprobaron la imposibilidad de avanzar en esta superficie de la zona sureste al haber desaparecido el camino en unos tramos con demasiada longitud como para subsanarlo con el relleno de rocas y arena. De ahí que las máquinas dejaran su tarea, quedaran en las inmediaciones de la caseta de obras almacenadas y, finalmente, hayan sido trasladadas a otro lugar.

Las nuevas unidades de obra que hacen falta ahora, de las que advirtió la empresa adjudicataria dependiente de Medio Ambiente, deberán ser incluidas en el proyecto con un modificado, que Costas se encargará de redactar para poder terminar la recuperación del sendero para el paseo de las personas.

Los trabajos están sin comenzar en el extremo situado junto al puerto de Gallineras, donde por otro lado el recorrido se encuentra en buenas condiciones, poco bacheado, muy firme y con una anchura aceptable. El siguiente acceso a partir de ese punto, que se encuentra a la altura de la rotonda que conduce a Constitución, se adecuó para el paso de la excavadora y el rodillo, que mejoraron uno de los tramos intermedios que queda cortado y que podría ser uno de los puntos conflictivos que han obligado a parar.

Desde el ramal de entrada anterior al extremo del Zaporito los operarios consiguieron hacer funcionar la maquinaria tanto hacia izquierda como a derecha. En ambos casos tampoco pudieron acabar su tarea.

La aparición de zonas fangosas ha sido una constante a lo largo de los trabajos, sin embargo en estos casos fue imposible arreglarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios