El Bipartito isleño salta por los aires

  • El PP pide la renuncia de la delegada de Economía y Hacienda y del alcalde · De Bernardo cesa a los miembros del PP del Gobierno y achaca su actitud a una estrategia electoral

Comentarios 10

El PA isleño consumó ayer la ruptura definitiva del pacto de gobierno suscrito en 2007 con el PP al considerar inaceptables las medidas planteadas por sus socios de gobierno con la intención de restituir la credibilidad del Gobierno municipal en el Ayuntamiento de San Fernando, que los populares consideran seriamente afectada por el desfalco millonario perpetrado en la caja municipal y sus graves consecuencias políticas.

El alcalde de La Isla, Manuel de Bernardo, y los siete concejales del Partido Andalucista asumen en solitario y en minoría el último año del mandato más convulso de La Isla, caracterizado por el robo de casi ocho millones de euros de las arcas municipales y por la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes, cuyos actos institucionales más relevantes se dispone a celebrar la ciudad a partir del verano y, especialmente, en el mes de septiembre.

El distanciamiento entre ambas formaciones ha sido progresivo. Desde hace un mes, coincidiendo con la llegada del demoledor informe de la Cámara de Cuentas -que pone en entredicho toda la gestión económica del Ayuntamiento desde 2002- se rumoreaba con especial intensidad la ruptura del pacto de gobierno. Y antes se había apuntado la posibilidad de recurrir al antiguo líder andalucista y ex alcalde de San Fernando, Antonio Moreno, como candidato del PP a las municipales de 2011.

No obstante, no fue hasta el pasado miércoles cuando el portavoz del PP, Daniel Nieto, dio un paso decisivo que marcó el inicio de la ruptura que ayer, a primera hora de la tarde, se confirmó con un decreto de Alcaldía que ordenaba el cese de todos los concejales del PP que formaban el gobierno compartido.

Nieto apuntó a la necesidad de adoptar medidas para restituir la credibilidad del Gobierno municipal, a todas luces dañada por el desfalco. "Ha llegado el momento de asumir que estos hechos influyen en la vida política", dijo. Medidas que ayer, a primera hora de la mañana, trasladó a los andalucistas en una reunión de la comisión de seguimiento del pacto convocada con carácter urgente. Y que posteriormente hizo públicas a través de una comparecencia ante los medios de comunicación. Fue el detonante que acabó con el pacto. Porque Daniel Nieto incluyó en estas medidas dimisiones -aunque el portavoz prefirió hablar de "relevos"- en las áreas municipales de Economía y Hacienda y Alcaldía, las que directamente, a su juicio, se han visto salpicadas por el robo de la caja y, por consiguiente, han perdido toda su credibilidad de cara a los ciudadanos.

"La continuidad del pacto depende de que ambas formaciones sean capaces de alcanzar un acuerdo para restaurar la credibilidad y el prestigio del Gobierno municipal, no queremos plantearlo como condicionantes pero eso es innegociable", apuntó.

Las declaraciones del portavoz del PP a los medios de comunicación sentaron como un jarro de agua fría a De Bernardo, que ya en esos momentos, sin querer pronunciarse todavía, pronosticó. "Va a ser un día muy largo".

Para el regidor andalucista, el PP había cruzado la línea y, en apenas 48 horas, había dado muestras de dos actitudes desleales hacia sus socios de gobierno. La primera, el miércoles, cuando Nieto habló de la escasa credibilidad del Gobierno municipal y anunció que el PP estudiaba medidas al respecto. Una comparecencia de la que nada sabían los andalucistas.

La segunda deslealtad -así la tildó el alcalde- fue la rueda de prensa que ayer, tras la reunión de la comisión de seguimiento, dio el portavoz de los populares. Porque el encuentro que ambas formaciones habían mantenido a primera hora en Alcaldía se había saldado con un acuerdo: el de darse varios días de reflexión -hasta el martes- y, entretanto, rebajar la tensión política evitando hacer declaraciones ante los medios. "Vemos que a las once menos diez de la mañana se acuerda una cosa tras dos horas de reunión, entendiendo que estábamos en un proceso de negociación, y nada más salir, diez minutos más tarde, se hace justo lo contrario", apuntó De Bernardo.

El Bipartito, tras las declaraciones de Nieto en las que pide la renuncia de Espejo y del alcalde, saltó por los aires. El pacto quedó herido de muerte y los acontecimientos, llegado el mediodía, se precipitaron. Los andalucistas entendían que el PP había llevado la situación al límite. Y De Bernardo, en cuestión de tres horas, tomó la única decisión que creía posible tras consultarlo con los suyos -su equipo de gobierno- el secretario provincial de la formación, Ramón Sánchez Heredia, y la secrearia general, Pilar González.

A las tres de la tarde firmó el decreto que cesaba a los miembros del PP en las responsabilidades de Gobierno. Y a las cinco y media, acompañado de los concejales del PA y de varios miembros del comité local, compareció en la sede del partido para dar cuenta de lo sucedido y anunciar que los andalucistas asumían el Gobierno de la ciudad en minoría durante el año que queda de mandato hasta las elecciones municipales de 2011.

De Bernardo fue tajante. Insistió en las muestras de deslealtad manifestadas por su socio de gobierno y afirmó que las alusiones del PP al desfalco y al tema del robo de la caja municipal eran una excusa, un pretexto para ganar credibilidad y apoyo electoral de cara a las elecciones del próximo año. Así, de hecho, se lo habían planteado los populares durante la reunión mantenida a primera hora de la mañana. "En la reunión preparatoria de esta mañana, el PP expone que entienden que están perdiendo apoyo electoral, por lo que no podrían ser primera ni segunda fuerza política en las próximas elecciones municipales y manifiesta también que ellos necesitan recuperar credibilidad", afirmó el alcalde. "Consideramos que ahí se enmarca la utilización del robo de la caja municipal como pretexto".

El PA sostiene que la actitud de los populares se circunscribe en una estrategia de partido dirigida desde Sevilla por Javier Arenas con la intención de aumentar su respaldo electoral de cara a las elecciones autonómicas. "En esa clave, la ruptura del pacto se presentaba como medio necesario para intentar conseguir esos objetivos y la única opción posible es la de exigir responsabilidades políticas a sabiendas de que el PA no iba a aceptar ninguna exigencia en ese sentido", apuntó el regidor.

Un pretexto -el de las responsabilidades por el tema de la caja- que el PP, según sus antiguos socios de gobierno, utiliza de manera "extemporánea", puesto que han tenido acceso a toda la información disponible al respecto: informes, sumario, Cámara de Cuentas, alegaciones...

"La supuesta falta de credibilidad esgrimida por el Partido Popular es un argumento nada consistente, entre otras cuestiones porque la credibilidad se va adquiriendo con la gestión diaria y lo será más con la fuerza y contundencia de las alegaciones al informe de la Cámara de Cuentas, que desmontarán técnicamente todas las acusaciones y que ellos (el PP) conocen puntualmente", explicó De Bernardo.

No pasó por alto el alcalde isleño en sus declaraciones dos cuestiones clave. La primera, el tranvía, un proyecto al que siempre se ha opuesto el PP y que, sin embargo, a su juicio, supone un "lastre" en la credibilidad de los populares.

Y la segunda: la proclamación del ex andalucista Antonio Moreno como candidato del PP para las municipales de 2011. "Puede ser que las prisas y los cambios de actitud del PP podrían estar motivados por un inminente nombramiento de Antonio Moreno como candidato a la Alcaldía, que sabían iba a ocasionar una inmediata ruptura del pacto por nuestra parte", sentenció. Con todo, De Bernardo mostró su malestar ante lo ocurrido: "No creo que me merezca esta deslealtad por parte del PP", apuntó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios