OCIO Y EDUCACIÓN

Una red para la divulgación

  • 12 centros se unen para crear una ruta de turismo científico que recorre toda Andalucía

Si hay un interés creciente por la ciencia, es lógico que en un futuro cercano, e incluso ya en el presente, surja la figura del turista científico. Esta idea es una de las que ha motivado el nacimiento de la Red de Espacios de Divulgación Científica y Técnica de Andalucía, que agrupa a doce instituciones repartidas por todas las provincias de la región y que está impulsada por la Consejería de Innovación y Ciencia. Recta, que así se llama el proyecto, se presentó hace unos días en la capital de España con motivo de la feria Madrid es Ciencia, y lo hará en próximas fechas en acontecimientos similares que se desarrollarán en Sevilla y Granada.

“El objetivo es conseguir que Andalucía sea destino de turismo científico. Queremos conseguir que colegios e institutos de toda España vengan a visitarnos”, señala, a modo de declaración de intenciones, el director-gerente de Recta, Ernesto Páramo, también director del Parque de las Ciencias de Granada. Precisamente este centro será la base de operaciones de una red que aún se encuentra en fase germinal. Aparte de darse a conocer, Recta trabaja en la elaboración de materiales comunes, entre ellos una página web, y en la formación del personal.

Una de las ideas de futuro es la de elaborar itinerarios según la temática. Así, el visitante podrá viajar desde el observatorio de Calar Alto, en Almería, hasta el de La Armada, en San Fernando, pasando por el de Almadén de la Plata, en Sevilla, todo ello con descuentos que se irán fijando conforme se desarrolle la red.

“En lo que se refiere a espacios de divulgación científica, es una experiencia pionera. Cataluña tiene algo parecido con el patrimonio industrial, pero de este tipo la de Andalucía es la primera”, señala Páramo. El camino que se ha comenzado a emprender no está cerrado, y, de hecho, ya hay proyectos embrionarios interesados en participar en la red. Dos son los requisitos esenciales: que el espacio tenga un cierto contenido científico y que reúna unos mínimos estándares de calidad.

De momento, los miembros de la Recta son doce, y de muy distinto tipo. El más conocido es el Parque de las Ciencias, con más de 270 experiencias interactivas y espacios como una torre de observación, un mariposario tropical y un observatorio astronómico. En Málaga tiene un hermano pequeño, Principia, un espacio  que pretende explicar la ciencia a través de métodos didácticos muy sencillos. Hay para todos los gustos. Por ejemplo, en el plano astronómico, Calar Alto es  uno de los mejores lugares de Espala para contemplar las estrellas. En Cádiz, el Real Instituto y Observatorio de la Armada es la institución científica más antigua de España, y, además de su función astronómica, sirve de base de las investigaciones que puedan ser de interés para la Marina. De carácter más divulgativo es el Observatorio de Almadén de la Plata, a setenta kilómetros de Sevilla abierto a investigadores y también a cualquier persona interesada.

Hay para todos los gustos: relacionados con el medio ambiente están el Jardín Botánico de Córdoba, el Museo del Mundo Marino, que muestra el ecosistema de la costa de Doñana; la Plataforma Solar de Almería; y el Proyecto Ciencia y Cultura del Olivar, éste aún en fase embrionaria. El pasado histórico andaluz está representado por  el complejo Minero de Riotinto, un verdadero parque temático sobre el mundo de la mina; y el Museo Preindustrial de la Caña de Azúcar, que explica cómo se trabajaba este producto en la costa granadina. Y el presente es el Parque Tecnológico de Andalucía, cuyo Centro de Ciencia y Tecnología explica cómo se trabaja en un espacio de este tipo.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios