RUTAS POR ANDALUCÍA. ALMERÍA

Entre calas de cabo de Gata

Un espacio protegido, el parque natural de Cabo de Gata-Níjar abarca desde el núcleo que lleva este mismo nombre hasta Aguamarga (Almería). Su línea costera esconde más de una sorpresa y algunas playas refugiadas entre montañas. A algunas no es posible acceder en coche, por lo que es necesario andar. Eso sí, después de unos veinte minutos de itinerario a pie usted puede disfrutar de una playa prácticamente en privado. En Cabo de Gata, estas zonas de playas se extienden por las salinas hasta llegar al Arrecife de las Sirenas. La historia cuenta que este lugar estuvo antaño ocupado por focas monje, cuyos gritos eran confundidos por los marineros con los cantos de las sirenas. De ahí su nombre. Este bellísimo enclave puede puede contemplarse desde el faro del cabo. En la zona, otros lugares que merecen la pena son Cala Rajá, la Cala del Dedo o Punta Baja.

Unos kilómetros hacia el levante de la provincia se encuentra San José, una pequeña localidad donde el ambiente veraniego se respira en la calle. Sus comercios de aire hippie no cierran sus puertas hasta la madrugada; hay numerosos restaurantes con amplias terrazas y menús nacionales y extranjeros; y no escasean los puestecillos ambulantes en el paseo marítimo. Mónsul y Genoveses son las playas con más renombre. Su acceso en coche es limitado en los meses de julio y agosto, para que no se saturen. Aun así, desde la ciudad circulan con regularidad autobuses hacia la zona. Al caer la tarde, es una delicia atravesar sus calas de arena. El paisaje es espectacular. También en San José nos encontramos con Cala Higuera, un lugar que es de gran interés para los submarinistas.

Volvemos a la carretera y nos dirigimos hacia Los Escullos. Éste es un sitio ideal para el alojamiento. Allí se ubica una jaima, cada vez más típica en las playas de la provincia abiertas en el periodo estival, y hoteles en pleno paraje natural. Seguimos bordeando la costa hasta alcanzar la Isleta del Moro y Rodalquilar. Éste último tiene el encanto de ser un pequeño pueblecito de casas rústicas, situado además junto a una de las playas más bonitas de Almería, El Playazo. Más adelante llegamos al núcleo de Las Negras, que aunque cada vez tiene más habitantes, conserva su esencia tradicional. Es un magnífico lugar para pasar desapercibido durante unos días. A este área corresponde la Cala San Pedro, hasta la cual se puede llegar recorriendo senderos por montañas o a través de embarcaciones tipo zodiac. A continuación, y ya como conclusión de este recorrido, alcanzamos la playa del Plomo. Es una pequeña calita de una belleza asombrosa y que es ideal para pasar el día. Cerca de ella, la Cala de Enmedio, con rocas escarpadas a ambos lados, es un lugar también privilegiado, aunque para acceder a él hay que llegar en coche por una pista de tierra de unos siete kilómetros y después ir caminando cerca de otros tres kilómetros.

OTROS DATOS DE INTERÉS

Dónde alojarse. Si la idea es no gastar mucho, el camping de Los Escullos es el lugar idóneo. Se trata de un complejo con restaurantes, tiendas y piscina. 

Dónde comer. En La Loma, en la Isleta del Moro, un cortijo con más de 200 años de antigüedad y restaurado. También convertido en un pequeño alojamiento rural. Esta rodeado de terrazas y jardines con vistas al mar, ideal para cenar.

Lugares de interés. En Los Escullos, para disfrutar del ocio, hay que acudir a la jaima y al bar de Jo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios