Añoranza del sur

Agustín García Calvo está vinculado a Andalucía desde sus años sevillanos, cuando fue al mismo tiempo catedrático de Filología de la Hispalense, con sede en la antigua fábrica de Tabacos, y profesor en el Instituto Murillo, situado en el Pabellón de la Argentina. Estuvo cinco años, hasta 1964, paseándose de uno a otro edificio a través del Parque de María Luisa, lo que ha dejado en él “posos muy deleitosos, muy hermosos, junto con otras muchas tristezas”. De aquellos años le ha quedado una añoranza que le hace volver al sur siempre que puede. Conversamos con él tras la conferencia magistral que dictó en Sevilla ante quinientos estudiantes, dentro de las jornadas sobre ‘Morfología del Humor’ organizadas por Corchea 69. El filólogo sorprendió a la concurrencia cantando un fragmento de su comedia musical, ‘El bobomundo’, cuando llueven grandes billetes de banca sobre el coro, hasta ser un diluvio. Estuvo en La Carbonería, donde ofreció un recital poético junto con la poetisa Isabel Escudero, su compañera desde hace treinta años. Y después viajó a Córdoba, para participar en la charla ‘Contra clásicos y clases’.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios