Dragados confía en cerrar "en breve" la contratación de nuevos proyectos

Dragados Offshore aseguró hoy que confía en cerrar «en breve plazo» la contratación de nuevos proyectos que permitirían paliar la situación de su planta en Puerto Real tras los problemas surgidos con en el contrato para la construcción del «mayor barco de perforación petrolífera del mundo» con la noruega MPF Corp.

Fuentes de la empresa confirmaron a Europa Press que esperan cerrar «a corto plazo» diferentes contratos, apuntando que uno de ellos podría emplear a «alrededor de 300» de los trabajadores que habían sido contratados directamente para el mencionado proyecto «en breve espacio de tiempo» y que se centraría en la construcción de unos cajones que se utilizarán en la ejecución del segundo puente de acceso a Cádiz.

Alrededor de 600 trabajadores, entre fijos y eventuales, de la factoría de Dragados Offshore en Puerto Real están desde ayer de vacaciones obligatorias hasta el día 16 de este mes. Entre tanto, según las mismas fuentes, la empresa está «en negociaciones» con el cliente noruego a fin de «analizar la viabilidad del proyecto».

Según anunció en octubre de 2007 la compañía, la empresa española se encargaría de la ingeniería de detalle y de fabricar e instalar sobre el casco del buque los equipos necesarios para llevar a cabo la actividad de extracción y almacenamiento de crudo, desde los módulos de perforación hasta los de generación, incluyendo la instalación de los equipos de propulsión y la realización de todas las pruebas de los equipos y del barco en el mar.

Este contrato daría carga de trabajo a la factoría gaditana hasta finales de 2009. Para llevar a cabo la obra, Dragados Offshore comenzó a acometer en la planta gaditana las obras necesarias para la construcción de un nuevo muelle de 300 metros de longitud, con un calado de 12 metros, que posibilitase el atraque y amarre del barco, cuyo casco se está construyendo en Dalian (China) y desde donde sería remolcado hasta Puerto Real, una vez esté finalizado, en septiembre de 2008.

La factoría gaditana comenzó las obras de dicho muelle que, a pesar de las dificultades sufridas en este contrato, su construcción fue interpretada por la empresa como una «inversión» que permitirá acometer obras «de mayor calado» y «afrontar el mercado de aguas profundas con absolutas garantías».

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios