"¡Como Sabadell!"

Lo que en aquel meteórico encuentro se ponía de manifiesto era, realmente, la percepción de un país reducido a sus dos grandes capitales, unidas en su rivalidad.