Un traje escénico hecho justo a la medida

Juan Luis Galiardo ha encontrando en el autor cordobés Juan Carlos Rubio un sastre que le hace los trajes escénicos a la medida. Rubio es responsable de los últimos textos del gran actor sanroqueño y capta a la perfección el "mito" Galiardo. Gallardo y calavera, excesivo y humano, obsesionado con ahondar en sus contradicciones.

En Humo vemos al gran seductor y al hombre marcado por las contradicciones, que él mismo ha confesado ser en diversas entrevistas. Un espectáculo personal donde él es el centro, la justificación y el que mueve la acción.

Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Las primeras son disfrutar de un actor en estado de gracia, que vive su madurez artística y personal de una forma asombrosa. Frente a tantos intérpretes vacuos que anidan por ahí, Galiardo da una consistencia humana a su personaje que trasciende con frecuencia la famosa cuarta pared.

Las segundas son que el resto del espectáculo se resiente en demasía. Montado como un duelo con Kiti Mánver, se supone que Galiardo es un sujeto que se ha hecho rico con una terapia antitabaco. Ofrece shows en plan telepredicador evangelista para vender su moto, pero oculta un secreto: sigue siendo fumador, con lo que su dinero lo gana con una gran mentira. Pero hay otras falsedades que le turban más, como la relación con su ex esposa, que dejó unos cuantos interrogantes en el aire. Su reencuentro con la mujer es lo que de hecho marca toda la obra.

Hay que agradecer a Humo que obvie el final fácil y ofrezca un desenlace abierto y algo coñón. Un mentiroso lo será siempre, con lo que la presunta catarsis que hemos visto antes queda en entredicho. Así el fantasma del moralismo que sobrevuela a veces queda conjurado. Pero se echa de menos más consistencia en los diálogos y el que no evite la sensación de ya visto que genera el enfrentamiento entre el antiguo matrimonio. Pero eso no es óbice para ver a uno de los grandes actores españoles en su salsa. Sólo esto merece el gasto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios