Este año los toros de Jandilla no fueron tan peligrosos, en un encierro muy rápido

  • Solamente un mozo pamplonica resultó herido, con contusión abdominal, en Estafeta

Los seis toros de la ganadería de Jandilla protagonizaron ayer un encierro rápido en la quinta carrera de los Sanfermines, que transcurrió con la manada rota desde la calle Estafeta y que vivió momentos de peligro en este tramo y en la bajada al callejón. Tan sólo una persona tuvo que ser trasladada al Hospital, pese a que tradicionalmente los Jandilla protagonizan encierros muy peligrosos y dejan numerosos empitonados en las calles de Pamplona.

El encierro, que duró 2 minutos y 36 segundos, comenzó a las 8 en punto, cuando estalló el cohete y la manada salió de los corrales de Santo Domingo, encabezada por los mansos, para dar comienzo al quinto encierro de los Sanfermines.

Las reses subieron la cuesta a un ritmo muy veloz, pero de forma muy limpia, ya que los toros apenas miraron a izquierda y a derecha. El primer momento de peligro se vivió en la plaza del Ayuntamiento, donde un mozo se acercó demasiado a los astados y cayó al suelo violentamente.

La manada siguió veloz y unida hasta la curva de Mercaderes, y a la salida de este tramo un toro resbaló y comenzó a disgregarse todo el grupo. Así, se quedaron por delante los cabestros y tres toros, mientras que más atrás seguía un toro, y detrás de este otros dos.

El momento más peligroso se vivió en la bajada al callejón, cuando el último toro se fue contra la derecha del vallado, donde se encontraban varios corredores. El burel llegó a poner su pitón a la altura de la cabeza de un mozo, pero finalmente no lo corneó y siguió su camino hasta la Plaza de Toros.

Tras el encierro, tan sólo una persona tuvo que ser atendida en los hospitales públicos, lo que significa que la carrera protagonizada por los toros de Jandilla ha sido la más limpia de las fiestas de 2008.

La persona atendida responde a las iniciales de M.S.E. y es un joven de 22 años, natural de Pamplona, que fue trasladado al Servicio de Urgencias del Hospital Virgen del Camino con un traumatismo abdominal. El joven recibió el golpe mientras corría el encierro en el tramo de Estafeta, informó el Gobierno de Navarra.

Por otra parte, continúan ingresadas siete personas, tres en Virgen del Camino y cuatro en el Hospital de Navarra, debido a contusiones y heridas de distinta naturaleza producidas en los encierros que se han celebrado hasta el día de ayer en la presente edición de los Sanfermines. La evolución general de estos heridos es buena.

Ignacio Frías Revuelta, el vallisoletano herido en el encierro de El Ventorrillo por asta de toro, ha reconocido que, a pesar del susto, volverá a correr porque lo "lleva dentro" y corre el tramo Mercaderes y Estafeta.

En la habitación del Hospital de Navarra, donde evoluciona favorablemente de sus heridas, narra su experiencia y se define como un aficionado taurino "cien por cien". A sus 28 años, éste es su cuarto año como corredor del encierro de los Sanfermines, aunque confiesa que lleva "toda la vida" viéndolos por la televisión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios