Un fin de semana de sol y conciertos para marcar el ritmo de la Bahía

  • El festival Rockadiz, Rododendro, The Guinea Pig, Julio de la Rosa o Bigott ofrecerán sendos recitales desde hoy hasta el domingo en El Puerto y en Cádiz · El zaragozano actuará para los niños en el Baluarte

Comentarios 1

Tras el exitoso II Festival Mirador Pop, la Bahía de Cádiz se prepara para un intenso fin de semana de conciertos de una altísima calidad. Esta vez no hay un solo organizador detrás, ni tampoco una programación conjunta. El azar o la cercanía del verano han querido que coincidan en diversos escenarios y ciudades gaditanas algunos de los mejores músicos que se pueden ver ahora mismo sobre un escenario.

Hoy, para ir abriendo boca, Rododendro y The Guinea Pig ofrecen un concierto mano a mano en la Sala Milwaukee de El Puerto de Santa María. El primero, Pedro Fernández Perles, es uno de los culos más inquietos de la Bahía y multiplica sus esfuerzos entre sus perennes colaboraciones con Bigott, Remate, Paco Loco o Bone Machine, además de llevar la voz cantante en Ledatres.

El mandolinista, guitarrista y cantante de origen salmantino entiende Rododendro como su proyecto más personal, y en él ofrece su rostro más íntimo, de expresión folk, country y (cómo no) paranoide.

The Guinea Pig, por su parte, es el proteico e infinito proyecto de Pablo Errea, quien propone un densa trilogía confidencial a través de tres trabajos en los que el soul, la psicodelia y el pop se dan la mano para rendir homenaje a monstruos de la música como Phil Spector.

Mañana por la noche, en la Sala Supersonic, el compositor, intérprete y productor Julio de la Rosa presentará su último trabajo, La herida universal, ante su público, demostrando por qué la crítica especializada ha corrido a considerar este disco como el más importante del de Jerez de la Frontera.

Julio de la Rosa comenzó a labrarse un nombre como cantante y guitarrista de El Hombre Burbuja, aunque empezó a alcanzar cierta notoriedad gracias sobre todo a sus colaboraciones con Tachenko o La Habitación Roja y a su trabajo como productor y como compositor de bandas sonoras para películas como Siete vírgenes o After.

Su música se mueve entre la canción francesa, la bossanova, el pop y el rock, y este último trabajo supone un retrato íntimo de la relación entre los seres humanos a través del amor y el desamor.

El sábado, esta vez en la Sala Milwaukee de El Puerto de Santa María, se celebrará el primer festival hispano-francés bajo el título 'Rockadiz'. Los responsables de la programación de la afamada sala de jazz portuense ya nos tienen acostumbrados a la realización de los festivales más originales y brillantes que uno se pueda imaginar (como el pasado Berza Rock), por lo que hay que estar muy atentos a lo que pueda resultar de este singular evento.

La idea consiste en llevar a cabo una celebración de la hermandad entre España y Francia a través de la programación de un concierto doble en el que actuarán un grupo francés (Bill&Moi) y otro español (Lancero + invitados).

El festival, que comenzará a las doce del medio día, contará además con charlas, mesas redondas y showcases con el fin de desarrollar una jornada completa y perfecta para hablar de música, compartir impresiones acerca de la salud de la cultura en la Bahía de Cádiz y acercar la música hispana a la francesa (y a la inversa).

Sin tiempo apenas para recuperarse de semejante oferta musical, el sábado y el domingo Bigott actuará en Cádiz en sendos conciertos nocturno y vespertino respectivamente.

Borja Laudo es uno de los artistas revelación del pasado año a pesar de contar ya a sus espaldas con más de cinco discos y de llevar toda la vida grabando historias con diversas formaciones. Así, colaboró con Tachenko, La Costa Brava y Big City, y grabó (por el mero placer de grabarlo) Borjj en 2005, que no llegó ni a publicarse.

El zaragozano comenzó en esto de la música sólo por pasarlo bien, y cuentan que le era indiferente publicar o tocar en directo. Cada disco era una mera reunión de amigos en la que expresaba su amor por la música comprendida como un ejercicio lúdico en el que destacaban su tremenda voz y unas letras que estaban inspiradas directamente en la obra de Whitman o Rimbaud.

Pero en 2006, gracias a (o por la culpa de) That sentimental sandwich, Bigott comenzó a llamar la atención de productores y críticos por su inmensa calidad, y sus amigos empezaron a animarlo para que tocase en directo y para que se tomase un poco más en serio sus trabajos musicales.

Fin, grabado con Paco Loco, aupó a Borja a lo más alto de las listas de mejores artistas del año, y canciones como Afrodita Carambolo o She Is My Man se encuentran entre las propuestas folk-country más interesantes que jamás se hayan dado en España.

Finalmente, This is the Beginning of a Beautiful Friendship, su último disco, confirma y potencia la valía de esta suerte de Johnny Cash hispano alucinado e histriónico.

Su directo, en el que suelen colaborar Paco Loco, Ledatres y Muni, sorprenderá a propios y extraños la noche del sábado en la Sala Supersonic y la tarde del domingo en el Festy Kids que se celebrará en el Baluarte de la Candelaria, donde dedicará una actuación a los más pequeños.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios