La esencia del retrato de Reyes de la Lastra en la Casa Pemán

  • La Fundación Cajasol acoge más de una veintena de piezas en una exposición antológica de la pintora y escultora sevillana

Retratar a alguien es dialogar con el sujeto. Captar su esencia. Y jugar siempre en su campo, con amabilidad. Así concibe Reyes de la Lastra la muestra Retratos/Portraits, que ayer se inauguró en la Fundación Cajasol.

Más de 25 obras de personas de su entorno o de distintas figuras de la vida institucional integran esta muestra antológica, que además incluye un par de esculturas de una etapa anterior. Así, comparten el espacio expositivo de la Casa Pemán obras realizadas en los años 90, hasta otras actuales, una serie de homenajes a artistas como Leonardo o Goya, de carácter animalista.

Para la autora sevillana el retrato es el género en que mejor o más cómoda se siente, "pues me gusta mucho la gente y por eso me decanto por el retrato". Por encargos o los que hace por gusto, por probar, por pintar a sus propios familiares, amigos o hijos. Por entrenar en su propia cotidianidad.

Retratos/Portraits está así integrado por una serie de piezas con retazos del entorno natural de donde surgen, del campo, el mar o el mobiliario hogareño o de un despacho, pero siempre con el retratado como protagonista indiscutible. Cita como ejemplo la obra de su hijo nadando, rodeado de agua en casi todo el lienzo, pero liderado por su mirada.

"Me gusta el entorno natural y jugar siempre en el campo de ellos, aunque lo importante es el retratado", asevera. "Porque un retrato debe ser amable y compartido, siempre se debe lucir el propio retratado".

Reconoce de la Lastra que no hay mayor logro que el beneplácito de la persona más cercana. "La prueba del algodón es el familiar directo, porque nosotros mismos tenemos una opinión de nosotros que es distinta a la percepción que tienen los demás", explica. Es la forma en que la veterana pintora y escultora se aproxima a sus sujetos, en un objetivo que alcanza a través de la conversación y el diálogo. "El diálogo de ida y vuelta, a través de la propia persona o alguien que le conozca, si está desaparecido ya".

Acercamiento que le lleva a lo que ella denomina la esencia del personaje, que es por lo que siente más "orgullo" una vez alcanzada, "ya que no es una ciencia exacta".

En este recorrido se observan miradas de niños y mayores, escenas más costumbristas de familia, o personajes retratados en su hábita de trabajo.

Un muestrario que exibe de la mano de Cajasol, "cuya labor cultural es muy destacable. La cultura es la gran olvidada cuando vienen tiempos malos, cuando es la cultura la que define a un pueblo".

De su obra dice en el catálogo de la muestra Antonio Pulido, presidente de la Fundación, que retrata "evitando interferencias o juicios predeterminados, captando la esencia y la individualidad de cada uno deuna manera franca y limpia", en un texto al que completan entre amables palabras Juan Fernández Lacomba y Rafael Valencia, de la Universidad de Sevilla.

Una producción que puede verse en colecciones por todo el mundo, en el italiano Museo Casa Onna, el Real Maestranza de Caballería de Sevilla, la Colección Princesa bint Faisal bint Turky Al Saud, Arabia Saudí, e incluso en una colección particular mexicana, entre otras muchas.

'retratos/portraits

Fundación Cajasol, Casa Pemán. Reyes de la Lastra. Pintura y escultura. Puede verse hasta el 31 de julio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios