'Sin más', algo más que una recopilación

  • El éxito inaugural de la muestra del CUC abre una oportunidad al arte de ahora en la ciudad

A las ocho de la tarde el Centro Cultural de Unicaja, el ya popular CUC, era un hervidero de gente. "Nunca se había visto algo así para una exposición de arte contemporáneo", admitía maravillado Felipe Faraguna. El propio comisario de la muestra, Bernardo Palomo, con muchas comisarías a sus espaldas, disfrutaba con un ambiente inusual en la provincia para ver, eso sí, a lo que podríamos llamar lo mejor de la 'segunda unidad' del arte gaditano en los últimos 25 años. Y esa 'segunda unidad', nombres no célebres para el gran público pero de una enorme proyección, causó una excelente impresión a los asistentes. Lo refería un buen coleccionista de arte como es el secretario de la CEC, Javier Sánchez Rojas: "Una exposición excelentemente montada, muy asequible para el gran público y de las que crea afición".

En este marasmo, buena parte de los creadores observaban sorprendidos una cantidad de gente que se detenía ante lo que había salido de sus manos. Palomo hacía de maestro de ceremonias y ofrecía una nueva mirada ante cada una de las obras expuestas. Señalaba un vaso oculto en un bodegón abstracto y, de repente, entre las manchas de color, aparecía todo un bodegón tal y como lo concebimos; situaba la trama de un hombre en reposo como la observación del pensamiento; el fuego urbano de la ciudad, de Ricardo Galán, se convertía en un thriller lleno de ruido y de furia; el cuadro de Lo herrera, un puñetazo neoyorquino en el corazón de Cádiz, nos traslada a Basquiat... y Palomo llega a su lugar sagrado, a su "sacristía". Se trata del lugar más recóndito de la exposición. En él dialoga la serenidad de un reflejo en la orilla del mar, pintado de manera hiperrealista por Carmen Bustamante, con la pulidora de conchas que aporta Juan Carlos C. Laínez, que es una caseta de playa de las antiguas, que es una playa de las antiguas, que es una arena de las antiguas. Todas estas cosas y más se pueden ver sin más hasta el próximo 20 de octubre. Consiste en mirar, que luego ya nos dirá la mirada qué es lo que hemos visto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios