El pintor Manolo Virella expone sus óleos en Chiclana

  • Se puede visitar en el Real Club de Golf Novo Sancti Petri hasta el viernes 25

Maestro del paisaje gaditano pleno de mar y luz, Manolo Virella (La Fuente de Andalucía, 1944) plasma en sus torres de azoteas, campanarios, espadañas, fuentes y jardines la esencia pictórica de esta tierra andaluza.

La trayectoria profesional de Virella le ha llevado a exponer individual o colectivamente en múltiples ocasiones en Málaga (1983), París (1992), Piamonte, Italia (2005)…

El conjunto de su obra incluye óleos, dibujos, grabados, esculturas y cerámicas. En la pintura de Manolo se percibe su pasión velazqueña y la palpable influencia picassiana, entre dos grandes impulsos el figurativo y el colorista.

El criterio representativo de Virella no es solo impresionista, ya que se nutre en la descomposición colorista de la luz y en la variedad de las texturas pictóricas, buscando siempre el equilibrio sensorial de los volúmenes. El paisaje es para Manolo el juez más fiable de su ejecución pictórica, tocar el lienzo es su manera instintiva de relacionarse con su obra. El argumento no es trivial ya que revela el abismo entre la noción puramente óptica de la pintura de museo y la concepción táctil de los impresionistas.

Entre los óleos presentados por Virella en esta exposición destacaría el que representa la 'levantá' de los atunes en la almadraba de Barbate. Los pescadores y su barcaza ocupan únicamente la parte alta del lienzo, mientras Manolo destaca la lucha de los atunes para liberarse de la red que les impide escaparse del cerco de la almadraba. La representación de las salpicaduras del agua del mar es verdaderamente excepcional.

Tarde-noche levantera en Novo Sancti Petri…, Manolo vuelve a exponer en público en el Club de Golf retomando el desafío que supone el enigma de la aceptación de sus admiradores./ ENRIQUE DOMÍNGUEZ

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios