Aquello que personalizaba los libros

Hace unos meses, la Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de las Angustias de Granada, con la colaboración del Taller de Grabado La Granja, ese que tan felizmente dirige el gran artista Emilio Fernández y que, poco a poco, se ha convertido en un espacio expositivo de auténtica referencia en la ciudad de la Alhambra, convocaron a través de la redes la Primera Edición del Certamen Internacional de EX LIBRIS. La respuesta, en poco tiempo, fue masiva. Obras llegadas de todo el mundo se dieron lugar en Granada, configurándose una abierta comparecencia donde el arte contemporáneo, en sus más abiertas disposiciones plásticas y estéticas, se ponía al servicio de un motivo tan especial y con tanta historia acumulada como eran los Ex libris, unos grabados de pequeño formato destinados a personalizar los libros y que siempre han estado presentes en las principales colecciones bibliográficas del mundo.

Este primer Certamen Internacional de Ex Libris dio lugar a una selección dura, compleja y difícil. La exposición con las obras escogidas y premiadas consideramos que es importante por varias razones; en primer lugar, como ya hemos dicho, por la trascendencia de las obras presentadas, por la calidad de las piezas galardonadas y por la importancia de este premio. Y, además, hay algo que creo que es bastante digno de tenerse en cuenta: la presencia de la Academia de Bellas Artes Nuestra Señora de las Angustias de Granada en la organización del Premio. Las Academias han estado demasiado tiempo ancladas en la tradición y, quizá, bastante de espaldas a la realidad circundante. Por eso que una Academia como la granadina apueste por interesantes proyectos artísticos es de destacar y de agradecer en este universo artístico bajo mínimos y vacío de buenas proposiciones.

La convocatoria ha constituido todo un acierto y a la misma se han presentado importantes artistas grabadores de todos los países; artistas muy significativos, profundos conocedores de la técnica y hacedores de una realidad plástica poderosa en cuya obra se dan cita, no sólo una preclara condición artística, sino unos desenlaces gráficos que ponen de manifiesto la contundente situación profesional de estos artistas conocedores de una técnica dificilísima a la que no se puede dudar y que es, al mismo tiempo, acusadora de falsas verdades.

En la exposición nos hemos podido encontrar todo el amplio espectro que conforma la pintura actual, en la que se puede distinguir asuntos plásticos y estéticos de la más diversa naturaleza. Obras esquemáticas, de exquisito dibujo y pulcra composición, complejas estructuras de formas imposibles y mágicos desarrollos, imágenes sacadas de la historia, de la leyenda o de mitología, escenografías que diluyen las líneas del tiempo... todo, en definitiva, a la búsqueda de una imagen redonda, definida para que desentrañe y personifique un objetivo lleno de expectación e inquietud.

Estamos ante un proyecto artístico que debe nacer con vocación de futuro y que, ante la buena actitud de los colaboradores y el inestimable patrocinio de la empresa hotelera Porcel, se nos antoja con absoluta proyección. Para terminar este recorrido el feliz palmarés: los premiados, el japonés Masaaki Sugita y el polaco Kamil Kocurek; además tres menciones de honor: el también polaco Marcin Biazas y las ucranianas Ulyana Turchenko y Yulia Protysyshyn. Todo un lujo.

Esta exposición que, ahora, se presenta en la Sala Pescadería, llega después de haber cumplido una muestra importante en el granadino Centro Cultural Gran Capitán. Su importancia debe suponer un acicate para que el espacio - últimamente en los momentos más bajo de larga historia - recupere mucho de lo que fue y no sea un cajón de sastre donde llega cualquier cosa, sin criterio alguno.

I CERTAMEN INTERNACIONAL DE EX LIBRIS

Sala Pescadería JEREZ

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios