El mundo quechua y Zellweger, protagonistas en la Berlinale

  • El Festival se vuelca en los grandes y desoladores personajes femeninos

La Berlinale se emocionó ayer con el mundo oculto del quechua a través de La teta asustada, de Claudia Llosa, primera película peruana a competición en la historia del Festival, y se refrescó con Renée Zellweger de My One and Only, un bálsamo contra cualquier crisis.

Sencilla, dura y algo hermética, La teta asustada sumergió al festival berlinés en el drama de las mujeres violadas en Perú a partir de los 80 del siglo pasado. De producción hispano-peruana y rodada principalmente en zonas pobres de Lima, se centra en una muchacha, Magaly Soler, que acaba de perder a su madre y que quiere enterrarla dignamente, como un grito contra la impunidad de esos crímenes. La cinta está hablada en un 40% en quechua.

También embelesó, pero de otra manera, Zellweger y su My One an Only, dirigida por Richard Loncraine, donde borda el papel de una madre que abandona al marido infiel y se marcha a bordo de un Cadillac con dos hijos adolescentes en busca de un suplente. La rubia Zellweger constata que, a partir de cierta edad, a una mujer sólo le pedirán en matrimonio hombres arruinados, calenturientos o incluso débiles mentales. Triste conclusión para la mujer, en una Berlinale consagrada a grandes personajes femeninos, como ha sido el caso de Pfeiffer (Chéri) o Winslet (The Reader).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios