"El mejor cine sigue siendo el gringo"

  • El veterano actor Antonio Pica lleva cinco años desvinculado del séptimo arte

Lleva cinco años desvinculado del cine. Su última aparición fue en el corto Gente, de J.J. Caballero. Aún así, casi cuarenta años en la cocina del cine le sobran para afirmar que en el panorama cinematográfico español hay muchos "jóvenes, muchos llorones y muchos impresentables". "¿Y en qué clasificación se encuentra usted?". "Yo ya no me incluyo -responde Antonio Pica-. Yo me fui hace tiempo".

Pica, que actuó en numerosos títulos del género del oeste y policíaco, afirma que le hubiera "encantado hacer comedias románticas, como las que se hacían en la época dorada de Hollywood, estilo Gary Grant. Pero aquí en España no se trabajaba por entonces ese tipo de comedia, sino las historias que hacían Gracita, López Vázquez...", explica el actor.

"El mejor cine lo siguen haciendo los gringos, seguidos de los ingleses y franceses", dice Pica, rotundo. Tal vez porque, para hacer una buena película "hacen falta, sobre todo, dos cosas: vergüenza y dinero. Si no, es imposible".

Antonio Pica es rostro familiar por su aparición en numerosos títulos -entre ellos, Llanto por un bandido, de Carlos Saura; La caída del Imperio Romano, de Anthony Mann o Viajes con mi tía, de George Cukor-. Pero también por su participación en varias campañas publicitarias: anuncios de Chesterfield, El Corte Inglés, Iberia y, sobre todo, rostro de la marca Veterano, de 1966 a 1970.

Del cine de hace años al actual pueden haber cambiado muchas cosas pero hay una que, por desgracia, permanece: la abundancia de actores americanos o franceses en las carteleras. Circunstancia que permanece inmutable: "Amenábar, por ejemplo -indica al respecto Antonio Pica-. ¿Por qué no coge actores españoles...?"

Hace quince años que asegura no ver cine español. Su última colaboración con la televisión fue "con el uruguayo" -con Sancho Gracia- en La virtud del asesino (1998). Ahora mismo, la fiebre de las series lo pilla muy lejos: "Sólo veo las noticias", asegura. Y comedias, cuando está solo en casa "porque, a estas alturas, ya no busco más que reírme: Jerry Lewis, Louis de Funes... de lo que se hace ahora, no hay nada que me llame la atención".

"Y además, ya no se puede uno culturizar. Para ir al teatro te tienes que gastar 20 euros, 35 para oír flamenco... Y yo soy un clásico -argumenta-. Si he de ver algo, ha de ser en uno de esos grandes cines".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios