La importancia de la letra pequeña

  • Interesantes títulos y actividades en las librerías y en la Biblioteca Pública Provincial para celebrar la efemérides

Ojo con la letra pequeña. No es una advertencia nueva ni, mucho menos, falsa. Atentos a la importancia de la letra pequeña, que siempre protege algún que otro secreto. Hoy, 2 de abril, esta llamada de atención puede cobrar, si me dejan, un sentido renovado. Sí, algo metafórico, es verdad, pero no por ellos menos cierto. Hoy, 2 de abril, la letra pequeña crece para ponerse en el centro de cualquier librería que se precie. Hoy, 2 de abril, doscientos seis años después del nacimiento de un mago del arte de la letra pequeña, el escritor Hans Christian Andersen. Hoy, 2 de abril, Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil.

Un día para los niños y para los mayores. Un día para perderse entre libros ilustrados, clásicos, nuevas propuestas. Para celebrar en casa, arropado entre páginas que hablan de otros mundos, o en compañía, participando en algunos de los actos que se han preparado en la ciudad para celebrar (eso sí, tímidamente) esta efemérides.

Así, si acude, por ejemplo, a establecimientos como Las Libreras o Qüentum tendrá la oportunidad de escuchar a la cuentacuentos Mara. Primero, a las doce de la mañana, en la librería de Extramuros, donde nos hablará del libro La cebra Camila; y, más tarde, a las seis y media, en la tienda de la plaza de Mina, en la que relatará las aventuras de otra obra Malena ballena.

La Biblioteca Pública Provincial es otra buena opción para celebrar esta fiesta con el espectáculo de títeres Los cuentos salen a escena, donde todo tipo de personajes fantásticos contarán sus aventuras y desventuras dentro de las páginas de los cuentos que viven en la Biblioteca.

Además, le proponemos que investigue. Que dejen a sus hijos, a sus sobrinos, a sus hermanos pequeños perderse, olfatear, explorar los rincones de establecimientos y centros culturales como éstos hasta que den con un libro hecho a su medida. Si me dejan, les echo un cable y les apunto algunas pequeñas joyitas que hemos encontrado en una vuelta por las librerías y bibliotecas gaditanas.

Lo primero que nos llama la atención son la cantidad y la calidad de las obras ilustradas que florecen en los estantes y nos invitan a un doble deleite estético. La editorial El Zorro Rojo, por ejemplo, nos ofrece la fábula El silencio del agua, que nos envía a la orilla del río Tajo, para conocer a un niño que está a punto de atrapar un gran pez. En el mismo momento que pierde a su presa, comienza para él el despertar de la lucidez. Así, a partir de un recuerdo de infancia, el desaparecido premio Nobel José Saramago elaboró una fábula de gran belleza y sabiduría que Manuel Estrada dibuja maravillosamente.

De Bárbara Fiore encontramos también bonitos títulos como Sombras, de Suzy Lee, o, para un público ya juvenil, Emigrantes, del autor e ilustrador Shaun Tan, que tiene otros títulos interesantes como La cosa perdida y El árbol rojo, ambos galardonados con numerosos reconocimientos.

De Kalandraka ojeamos un libro de Gianni Rodari, ¿Qué hace falta?, para sorprendernos con un texto sencillo, de razonamiento deductivo o silogismo- vestido con mucho gusto por los collages de Silvia Bonanni. Este relato es ideal para acercar la naturaleza nuestros pequeños a través de una sucesión lógica y escalonada sobre el origen de un objeto cotidiano.

Pero si sus pequeños o jóvenes cercanos buscan acción y aventura, no es mala idea recurrir a El joven Sherlock Holmes, una serie editada por Almadraba que, recientemente, ha sacado a la venta su capítulo dos, Muerte en el aire, tras el exitoso El ojo del cuervo. Otra saga, Pequeño dragón (los libros que inspiraron la película Cómo entrenar a tu dragón) también está disponible en librerías de la mano de SM que ahora lanza la sexta entrega, Cómo detener una erupción de dragones. Más aventuras. Con Montena, las de Klincus Corteza, un niño de 10 años que va a parar a Frondosa, un lugar del Gran Bosque habitado por seres deminutos que desconfían de los humanos. Y más series, la de Molly Moon, que además de viajar y detener el tiempo ahora puede cambiar de forma; y, para lectores más mayorcitos, la saga de Emily the Strange, con su tercera entrega, Tiempos oscuros.

Libros con personajes conocidos como la inmortal Caperucita roja o las más modernas Las tres mellizas. Con el incombustible Harry Potter, los Diarios de Greg, Bat Pat, los vampiros de Crepúsculo hasta en novela gráfica...

La influencia gótica que invade la novela juvenil muy bien tratada en El monje y la hija del verdugo, de Ambrose Bierce e ilustrada por Santiago Caruso, o la ciencia ficción de Delirium, donde Lauren Oliver nos lanza a un aterrador mundo futuro sin sentimientos.

Al otro lado, en el del humor, el tebeo cobra fuerza. Un ejemplo es la próxima aparición de FIZ, una nueva revista infantil ideada por Kiko da Silva y con un rico plantel de dibujantes: Mel, Monteys, Fernando Iglesias (Kohell), Ed Carosia & Diego Arandojo, un relato de Manuel Lourenzo ilustrado por Víctor Rivas, Jali, José Domingo, Alex Fuentes & Busquet, Jorge García & Sagar y el propio da Silva.

Letras pequeñas que nos hacen crecer. Primeras lecturas y lecturas juveniles que alimentan los periodos más decisivos de nuestras vidas. Bien merecen hoy, 2 de abril, su día, un poco de atención por parte de los ciudadanos. De los chicos y de los grandes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios