La figura del donaire

El amor, el honor y la muerte los condensa Alonso de Santos en Ciutti, la reencarnación de la figura del "gracioso" que Lope y Tirso pusieron en valor, que Zorrilla reivindica en su Don Juan y que el Premio Nacional de Teatro ha querido elevar al primer plano de la escena reencarnándolo en un anciano cómico que, poco antes de morir en un hospital de caridad, consigue su perseguido sueño de ser el Tenorio por unas horas, burlando a la parca entre soliloquios y monólogos preñados de miserias existenciales.

En La sombra del Tenorio el autor conjuga el entramado de voces que son el drama y la escena teatral, acudiendo a la voz de Zorrilla en primer término, y luego a Tirso de Molina, y con ellos a toda la tradición del mito de Don Juan.

Con Saturnino Morales como excusa, el veterano actor portuense Enrique Miranda logra dar un salto cualitativo y cuantitativo en su ya larga faceta actoral especializada en personajes muñozsequianos, reivindicándose en una representación donde el lirismo y la comedia van unidos de la mano. La responsabilidad de estrenar en el Teatro de su tierra ha servido como catalizador de nuevos registros en donde Miranda se ha sentido como pez en el agua, dando muestras de su experiencia y profesionalidad encima de los escenarios.

La figura del donaire personificada en este desheredado de la sociedad, cansado de masticar sin dientes y con la lengua en la boca como única hospedante, consiguió que por Tosantos en El Puerto el espíritu de Don Juan revoloteara entre el patio de butacas.

El público que abarrotó el Teatro Muñoz Seca supo agradecer el esfuerzo del actor que, acompañado del autor y a la vez director Alonso de Santos, recibió calurosos y muy sentidos aplausos al final de la representación.

Cintas, puños, lechuguillas, corchetes y gregüescos, el jubón, la trusa y la taleguilla, la peluca, la capa, la espada, las botas y la parlota… el vestuario completo de Don Juan Tenorio tomó vida la noche del sábado en el exhausto cuerpo de un viejo cómico.

Es de agradecer, en una época tan poco dada a las aventuras empresariales, el esfuerzo de la productora portuense Olvido Producciones que ha irrumpido con fuerza en la industria teatral andaluza apostando por actores y actrices de la comunidad, con los mejores técnicos del país y arropada por autores y directores de prestigio tanto a nivel nacional como internacional. Su otra producción Anacleto se divorcia fue representada con notable éxito el pasado día 31 de octubre en el nuevo teatro de Benalup-Casas Viejas. Que no paren.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios