Una exigua cosecha de discos para el año que termina

  • Los álbumes de 2007 no son muchos ni destacan en sus ventas, lo que no es exponente de la vitalidad que muestra la industria del flamenco en otros ámbitos

Con poco más de tres decenas de discos editados, el año que termina no ha sido especialmente destacado en el ámbito discográfico. Pocas grabaciones y sólo alguna de ellas con el calificativo de sobresaliente. No han existido en esta añada productos de las principales figuras del cante o del toque ni grandes fenómenos de ventas como aquellos a los que casi nos acostumbramos hace unos años con, por ejemplo, José Mercé. La realidad de grabaciones sin un gran tirón de ventas puede que haya hecho posible -pues no se tienen datos al respecto- que sean productos antiguos, como los discos de Camarón, los que encabezarían una hipotética lista de ventas.

Sin intención de ofrecer una enumeración exhaustiva, algo por lo demás imposible dado que la deficiente distribución hace imposible que se tenga acceso a todos ellos, entre las ediciones de este año destacan los trabajos de Duquende -Live in Cirque D'Hiver Paris-, Esperanza Fernández -Recuerdos- (Discmedi), Juan Moneo El Torta -Momentos- (El Juglar), Marina Heredia -La voz del agua- (Cibeles), Calixto Sánchez -Andando el camino- (Selene) o Capullo de Jerez, con Flor y Canela (Flamenco en el Foro). Tal es el panorama que en él se hace necesario incluir reediciones como la Antología de la Mujer en el Cante de Carmen Linares (Universal), reeditada con motivo del X aniversario de su grabación, o Querencia de Mayte Martín. También se tienen noticias de las grabaciones de Cancanilla, un veterano de los tablaos, de Guillermo Cano, o de los hermanos Curro y Carlos Piñana que han registrado una Misa Flamenca. Un formato que se hace cada vez más frecuente es el de los discos con DVD añadido. En esta línea -además de el trabajo de El Torta, con vídeos de Martín Sampedro- el sello catalán Discmedi ha editado a Luis Agujeta -El Turista soy yo-, con un documental de Trina Bardusco y al utrerano El Funi.

En contraste con ese panorama que ofrece el cante, dentro del apartado guitarrístico, la producción sí que es numerosa (casi un tercio del total de discos editados) y francamente variada; una completa muestra de la pujanza de la sonanta a principios del siglo. Ahí están figuras consagradas como Juan Carmona Habichuela -Una guitarra en Granada-(Universal), Paco Cepero -Abolengo (Bujío)-, José Antonio Rodríguez -Córdoba en el tiempo (Universal)- o Cañizares con la transcripción para guitarra de la Suite Iberia de Isaac Albeniz (BMG). Pero es que junto a ellos figuran discos de jóvenes tan prometedores como Santiago Lara, Daniel Casares, Javier Conde, y de otros no tan jóvenes, pero con mucha carrera por delante, como Chicuelo o Miguel Ochando. La proyección de la guitarra flamenca también hace que nos lleguen discos editados en el extranjero, como son los casos de los alemanesde residencia Miguel Iven y Rafael Cortés o del holandés Tino Van der Sman. En terrenos fronterizos se sitúan los discos del guitarrista Jesús El Bola con Jorge Pardo, del flaustista Domingo Patricio, del armonicista Antonio Serrano o de la gaditana Ana Salazar.

Un último capítulo de ediciones lo ocuparían los DVD, de escasa penetración a la vista del corto número de ediciones originales. Entre ellas han destacado los trabajos protagonizados por Sara Baras, que ha llevado a la imagen grabada su espectáculo Sabores, o Estrella Morente con su Casacueva y Escenario. El resto de las producciones editadas son mayormente recopilatorios como el que recoge los premios de los concursos de La Unión o la de los programas de TVE Puro y Jondo. Un capítulo especial ocuparía el interesante Flamenco para niños de Silvia Marín (El Flamenco Vive).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios