El documento destacado del Archivo se centra en la expulsión de los jesuitas

  • La institución provincial saca a la luz tres libros de la Compañía de Jesús que no fueron enviados a Madrid en 1767 pese a la orden real

  • Se cumplen 250 años de la primera exclusión

El Archivo Histórico Provincial de Cádiz dedica este mes su documento destacado a la expulsión de los jesuitas de España y sus colonias en 1767, la primera de las tres veces que los miembros de la Compañía de Jesús han tenido que abandonar el país. En aquella primera ocasión, con Carlos III al frente de los dominios de la corona española, todos los documentos relacionados con la orden creada por San Ignacio de Loyola debieron ser enviados a Madrid al antiguo Colegio Imperial, aunque al menos tres libros permanecieron en la provincia gaditana por motivos que se desconocen y llegaron desde la delegación de Hacienda dos siglos después, en 1976, al Archivo Provincial que desde entonces los custodian y que ahora se presentan como documento destacado del mes de octubre al cumplirse los 250 años de la expulsión de los miembros de la orden religiosa.

La bahía de Cádiz, en concreto El Puerto de Santa María, jugó un papel muy importante en este proceso porque fue donde se concentraron los jesuitas que se trajeron de las Indias, un total de 2268, la inmensa mayoría arribados entre 1767 y 1769, salvo algunos pocos rezagados que llegaron hasta 1774. Su destino final eran los Estados Pontificios, aunque como en principio no fueron admitidos por el Papa tuvieron que pasar varios meses en la isla de Córcega, en condiciones precarias.

Como se explica en el informe elaborado por el Archivo para el documento de este mes, los archivos de los jesuitas de Cádiz, cuando fueron expulsados en 1767, "debieron ir a parar a Madrid al antiguo Colegio Imperial según las órdenes recibidas. La mayoría de ellos y después de distintas vicisitudes se encuentran en el Archivo Histórico Nacional. No obstante permanecieron en Cádiz tres libros que no sabemos por qué circunstancias se encontraban en manos de la administración de la Hacienda y terminaron ingresando en este Archivo Histórico Provincial".

Se trata de una documentación que no era la propia del colegio de la Compañía que estaba establecido en Cádiz en la actual calle Compañía, lo que es hoy el Seminario diocesano de San Bartolomé y la iglesia de Santiago que ha estado a cargo de los jesuitas hasta que la Compañía abandonó la ciudad hace una década. Son documentos que se elaboraron a partir de la ocupación por parte de la corona del Colegio y recogen su situación económica y una revisión exhaustiva de su archivo.

Agrupada en tres libros, el Archivo provincial considera que se trata de una documentación que debió ser elaborada por los funcionarios que procedieron a la ocupación del Colegio con la asistencia de los jesuitas responsables antes de que abandonaran el país.

El primer libro es una revisión del estado de las cuentas de todas las procuradurías de la Compañía, entre ellas las de Indias, Canarias o Bogotá, que se encontraban en Cádiz al ser sede de la Casa de Contratación y cabecera del comercio trasatlántico.

El segundo libro es un catálogo exhaustivo de todos los documentos de la procuraduría, con índices y resúmenes muy completos de todo lo que encontraron en el archivo, mientras que el tercero es también un completo catálogo del archivo del colegio, con resúmenes de muchos documentos.

En general, estos papeles permitirían a los historiadores reconstruir el estado económico a esa fecha de las distintas instituciones que tenían su sede en el Colegio de Cádiz y en buena medida el propio archivo tanto del colegio como de la procuraduría de Indias ya que los catálogos de los mismos son muy exhaustivos, como se explica desde el propio Archivo Provincial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios