En deuda con la cultura gaditana

  • Los Presupuestos del Estado presentados por el Gobierno dan culturalmente la espalda a la provincia, donde la ampliación del Museo de Cádiz no está contemplada pese al traslado de la Escuela de Arte

Comentarios 6

El desglose de los Presupuestos Generales del Estado elaborados para 2013 desvela que la inversión cultural del Gobierno de Mariano Rajoy en la provincia de Cádiz es mínima, casi intrascendente. Aunque son pocos los proyectos culturales en la provincia que dependen directamente de la administración central -la mayoría está supeditada a la inversión autonómica y municipal-, lo cierto es que aquellos que deben su supervivencia a las cuentas de Madrid han salido muy malparados en unos Presupuestos cuyo bocado más grande se ha destinado a sofocar la gran deuda, la soberana, dejando al mismo tiempo otra gran deuda con proyectos vitales desde el punto de vista cultural que no tienen ahora mismo visos de salir adelante.

Salvo la inamovible apuesta por el Festival Iberoamericano de Teatro (FIT), a través del Inaem, y el apoyo a la Fundación Casa Medina Sidonia de Sanlúcar de Barrameda, la inversión estatal será nula el próximo año para el proyecto de ampliación del Museo Provincial de Cádiz, para la Catedral de la capital, para la Ciudad del Flamenco o el Festival de Flamenco de Jerez, para la actuación en el enclave arqueológico de Baelo Claudia o para la rehabilitación del Sitio Histórico del Puente Zuazo, en San Fernando.

Así, el FIT será dotado con 193.000 euros y la fundación sanluqueña recibirá 59.000 euros para la conservación y difusión del patrimonio documental de su archivo histórico. Una labor que en este 2012 recibió 91.000 euros.

En la justificación que acompaña a los presupuestos del departamento se explica que la política cultural en 2013 "se articula sobre la premisa de garantizar el funcionamiento de las instituciones y los grandes servicios culturales, desde los museos hasta las distintas unidades de producción de artes escénicas y de música, pasando por las redes de archivos y bibliotecas". Para ello se ha destinado una dotación presupuestaria de 721,71 millones de euros.

Sin embargo, estas buenas palabras e intenciones no encontrarán eco en la provincia de Cádiz. La confirmación, por ejemplo, de que el Museo de Cádiz no tendrá consignación presupuestaria en 2013 para ampliar sus instalaciones no hace sino agravar la decisión que, en el mismo sentido, tomó el Gobierno popular en sus tardíos Presupuestos de 2012, que tampoco contemplaban dinero para un proyecto del que se habla desde finales de la década de los 80, cuando se llevó a cabo la profunda rehabilitación, aún vigente, del primer espacio expositivo de la provincia. Desde aquellos lejanos años está pendiente la tercera fase de una reforma destinada a sumar nuevas salas ocupando el edificio que hasta este verano ha alojado a la Escuela de Arte, junto al Callejón del Tinte de la capital.

Pero durante todos estos años, la ampliación ha sido más un sueño que un hecho, sobre todo porque se estaba pendiente del traslado de la escuela a la Casa de las Artes, donde ya comparte espacio con los conservatorios de música y danza. Una vez que el cambio es ya una realidad, choca que el Ministerio de Cultura no contemple siquiera el inicio de una obra que se antoja vital para un museo que aún guarda en sus fondos un legado muy estimable -tanto de la sección de arqueología como de la pictórica- que precisa de esta ampliación para mejorar sus instalaciones.

Entendiendo que los tiempos son los que son, y que la crisis ha eliminado de los Presupuestos antiguas prioridades culturales, parece evidente que el olvido de una ampliación tan sustancial corre el peligro de convertirse en otro eterno proyecto paralizado de los tantos que tiene Cádiz. La nueva delegada provincial de Cultura, Cristina Saucedo, ya avanzaba la semana pasada en este periódico que su departamento instará al Ministerio a que cumple con su compromiso de impulsar la ampliación del Museo, al tiempo que recordaba que el Ayuntamiento, ahora del mismo color político que el Gobierno central, también tendría que reclamarlo.

A la espera del traslado de la Escuela de Arte, en la última legislatura se optó, sin embargo, por ampliar el Museo hacia su otra ala con la rehabilitación de la Casa Pinillos, un edificio ubicado en la misma plaza de Mina y que fue donado por sus propietarios al centro provincial. Desde su inauguración -con la presencia de la entonces ministra de Cultura, Ángeles González Sinde- hasta ahora ha servido para albergar varias exposiciones temporales. De hecho, en la actualidad se exhiben entre sus centenarios muros cinco muestras vinculadas a la Bienal Iberoamericana de Arquitectura.

Los actos programados para el Bicentenario, en cuyos planes entraban de lleno los espacios de Pinillos, dejaron en stand by la museografía de este equipamiento cultural. Una de las joyas de la corona, En-clave de Historia. El legado de Cádiz a la memoria histórica de España, que albergaba el manuscrito de La Pepa, se exhibió en este enclave desde marzo hasta mayo de este mismo año, tras lo que cerró sus puertas al público hasta hace un mes. Pero nada se ha hecho en todo este tiempo para retomar el proyecto museístico, en el que se había estimado invertir medio millón de euros.

En cambio, el Gobierno Central ha corrido un tupido velo y ha pasado de largo por una actuación ya aprobada, que pretendía ejecutarse a lo largo de este verano, y que dejará al inmueble compuesto, pero vacío para 2013.

En San Fernando, por otra parte, la actuación que queda en el aire por el ajuste de los Presupuestos Generales del Estado es la rehabilitación del Sitio Histórico del Puente Zuazo, concretamente su segunda fase. La primera, paralizada durante un tiempo por falta de una partida adicional -aunque ya está en marcha-, ha permitido la recuperación de las baterías defensivas y el Real Carenero. Ahora se plantea la intervención en el baluarte del Caballero Suazo y en el propio puente, toda vez que ha quedado en desuso con el desvío de la circulación hacia la autovía a través de un nuevo ramal de salida.

Sin embargo, el presupuesto que se contempla, 19 millones de euros, resulta excesivo, como reconocen los responsables políticos de la ciudad, para que el Gobierno se haga cargo en la actualidad. El Ministerio de Fomento, al que corresponde la actuación, ya anunció que esta obra no formaba parte de sus planes, cuestión confirmada con la presentación de los Presupuestos. No se ha tenido en cuenta la propuesta de dividir en cuatro partes su ejecución, dado que ésta se prolongaría en el tiempo según recoge el proyecto. Tampoco han accedido a las peticiones continuas para que se sufragara, al menos parte de la obra, con cargo al 1% Cultural, obligatorio destinar en los contratos de obra pública a la conservación del Patrimonio Histórico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios