Las aventuras de 'Beartoncity' se presentan esta tarde en Leviatán

  • El cómic de Daniel Mainé mezcla en sus páginas temática gay, humor y misterio

Pocos títulos tienen la habilidad de reunir, en una sola frase, el espíritu de la obra que acogen. Daniel Mainé lo consigue en Bearton city. El abominable hombre del cuarto oscuro: una primera incursión en el mundo del cómic que refleja toda una declaración de intenciones. La primera y principal, "voy a hacer algo que me divierta". Por eso hay, sobre todo, superhéroes, y misterio, y humor. Por eso la temática homosexual aparece -explícitamente- pero no es el elemento definitorio de la obra.

"Quería hacer una historia sobre tema homosexual, gay-oso, pero sin entrar directamente en el género de los bara japoneses -comenta Daniel Mainé-, sino que quería ir un poco más allá y hacerlo un poco más gracioso, que cualquiera pudiera pasar un buen rato. Por eso, lo que más encuentras en el cómic es el sentido del humor. Y también me apetecía incluir algo de misterio. Y, por supuesto, el homenaje al mundo de los superhéroes".

Así, los personajes de Beartoncity son versiones de héroes del cómic que los aficionados reconocerán al vuelo -Ironman, Thor, Green Lantern...- . "El mundo en el que viven es un mundo como el nuestro, pero en el que la mayor parte de la población es homosexual y los hetero viven en reservas", explica el autor. En la historia, sin embargo, se juega con muchos estereotipos: "Ironbear es un magnate de juguetes sexuales, hay un camionero, otro personaje que es muy guapo pero inalcanzable, por hetero, hay un jovencito a lo Robin, y un gay moderno, más delgado..." Que todos ellos pudieran ver la luz surgió a partir del encuentro Set de cómic -una cita encaminada a dar a conocer la obra de jóvenes autores entre las editoriales de cómic-. Fue allí, en Lleida, donde Daniel Mainé entraría en contacto con Lorenzo Pascual, editor jefe de Diábolo Ediciones, y "dos semanas después -apunta-, me llamaba por teléfono".

Quizá la principal aportación de Beartoncity sea demostrar que se puede hacer un cómic en el que los géneros no tengan por qué estar reñidos. "Puedes contar una historia con trasfondo homosexual sin caer en la reivindicación -comenta Daniel Mainé-. Lo que surgió de una broma, buscando a algunos amigos como personajes, acabó convirtiéndose en una idea que podía funcionar, y empecé a desarrollar una serie de ilustraciones sueltas en Internet".

Una obra como Beartoncity colabora, en definitiva, a la normalización: "A mí me ha servido mucho, por ejemplo, ver series como Dr. Who o Torchwood, donde salen gays de forma muy natural y se muestra una relación homosexual tal cual. Se contribuye a que deje de ser algo sorprendente. Lo sorprendente, de hecho, es el humor, que es bastante absurdo", indica Mainé.

Aunque muchos piensen en el manga como referencia más directa, advierte su autor, las "influencias reales siempre han estado más cerca del cómic americano". Entre los autores de referencia, Daniel Mainé cita al gaditano Carlos Pacheco, además del mexicano Humberto Ramos y de Sean Galloway, "que dibujan personajes un poco deformes, con estilo muy dinámico, que me venían muy bien para la idea que tenía con este cómic".

Beartoncity y el Abominable Hombre del Cuarto Oscuro guiña a los títulos de la saga de Harry Potter e invita a pensar en una serie: algo que Mainé no descarta en absoluto, "de hecho, en el cómic quedan abiertos puntos narrativos con idea de continuar la historia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios