La Viennale encumbra la obra del cineasta Gonzalo García Pelayo

  • Seis de sus películas, entre ellas 'Alegrías de Cádiz', se han proyectado con éxito en el festival

Gonzalo García Pelayo ha llevado una vida de película, su gesta de desbancar los casinos de medio mundo se ha contado en la película The Pelayos (2012), pero apenas se conoce su faceta como cineasta. El festival vienés de cine Viennale le ha dedicado su primer tributo internacional.

Periodista, productor y crítico musical, locutor de radio, apoderado de toreros, jugador de casinos y cineasta, la vida de este madrileño ha tocado muchos palos.

A los 66 años reconoce su felicidad por vivir el "milagro", según dice, del reconocimiento a su filmografía en un festival europeo.

La Viennale, que concluyó ayer, ha proyectado sus seis largometrajes en salas repletas, incluido el último, Alegrías de Cádiz (2013), que supuso su vuelta al cine después de 30 años.

Además, se organizaron coloquios e incluso una fiesta con música escogida por el que fuera un gran productor del rock andaluz.

El festival vienés, que lo califica como "uno de los secretos más interesantes del cine español", lo eleva a realizador de culto y elogia la frescura, vitalidad y libertad de su obra, creada en la transición política española, entre 1976 y 1982.

De Vivir en Sevilla (1978), una de sus obras señeras, el festival sostiene que es una "película única, singular, distinta, excepcional, innovadora y fresca".

"Me dije, quiero venir a Viena con una nueva película, para que el tributo no sea meramente arqueología", comentó García Pelayo antes de añadir que su regreso al cine se debe a la idea de estrenar Alegrías de Cádiz en la Viennale.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios