ana milán. actriz

"Trabajar con Fernando es un regalo como actriz y un privilegio como persona"

  • El teatro Muñoz Seca acogerá esta noche la representación de 'Hoy: El diario de Adán y Eva', protagonizada por Ana Milán y Fernando Guillén Cuervo Las localidades están ya agotadas

-En 'Hoy: El diario de Adán y Eva', usted interpreta a Eva, un personaje que nada tiene que ver con el del Mito de la Creación. ¿Qué se podrá ver esta noche en el teatro municipal Pedro Muñoz Seca?

-En realidad es Catalina quien interpreta a Eva. Catalina es una actriz radiofónica de finales de los años 60 y ese es uno de mis personajes. Yo hago a Catalina interpretando a Eva y hago a Manuela, que es una locutora de radio en la actualidad. Hay tres personajes ahí, Catalina unida a Eva y Manuela. Se va a poder encontrar la función de amor más bonita que nunca ha caído en mis manos mezclada con la comedia, con pensamientos por parte de Felipe, que es el personaje que interpreta Fernando y que tiene unos pensamientos que a mí, día tras día, me dan la vuelta al corazón.

-Después de 10 años y más de 1,5 millones de espectadores estos personajes han vuelto a resucitar en su piel. ¿No le dio pánico hacer un 'remake' de una representación tan venerada tanto por la crítica como por el público?

-Es que ni me lo plantee. Realmente si uno se plantea que tiene que interpretar lo que ya fue éxito de otros se llena de miedos. Las decisiones más importantes que he tomado en mi vida las he tomado sin pensar, y me ha ido muy bien. Creo que uno tiene tanto éxito cuando piensa las cosas como cuando no las piensa, tiene las mismas probabilidades de éxito. Yo decidí no pensar. Y no plantearme el miedo, sino la ilusión de coger un texto que había. Si le había gustado a un millón y medio de espectadores por qué no le iba a gustar a otro millón y medio.

-En la obra que representará esta noche por primera vez en El Puerto se podrá ver un montaje diferente al original. ¿Por qué se ha decidido cambiar los roles de ambos personajes dentro de la función?

-Se ha equilibrado un poco más la función. Antes había más peso quizás en el hombre, no lo sé, porque además yo no la vi y entonces no puedo juzgar esto. Pero todo el mundo dice que hay un cierto equilibrio. Antes todo esto sucedía en Uruguay y ahora sucede en España. Se habla de lo que fue el teatro radiofónico en España, que realmente fue muy importante, mis suegros hacían Los Miserables, por ejemplo, en La Ser. Hay algunos cambios. Esto la actualiza.

-Usted comparte el escenario con Fernando Guillén Cuervo, un actor criado entre bambalinas y que procede de una de las sagas familiares más importante del mundo de la interpretación. ¿Cómo ha sido trabajar con él?

-Una deilicia, es una delicia. Cuando estábamos en Valencia un crítico dijo que le emocionó mucho como de manera casi inmediata el público se ponía en pie cuando llegaba la hora de los saludos, cómo aplaudían, de pie. Hablando de esto yo le decía a Fernando: "Es que nos aplauden a los dos, pero se levantan por ti". Fernando esto lo niega categóricamente, pero yo que soy una mujer con mucha verdad puedo asegurar que es tal cual lo digo. Otro crítico dijo que posiblemente nos encontrábamos frente al mejor trabajo de su carrera. Es realmente soberbio el trabajo de Fernando, es muy emocionante. Trabajar con él es un regalo como actriz y un privilegio como persona, es todo un honor.

-La obra está dirigida por Miguel Ángel Solá, quien interpretará al primer Adán. ¿Qué tal es Solá como director? ¿Desde el principio habéis tenido el mismo concepto de lo que queríais hacer?

-Ha sido maravilloso, renovador, y todo un regalo. Eran cosas que casi iban saliendo solas, de manera natural.

-Mediáticamente usted se hizo conocida por su papel en el serial 'Yo soy Bea', donde interpretaba al binomio Sandra de la Vega/Sonsoles Prieto, aunque ahora está un poco alejada de la pequeña pantalla. ¿Le gustaría volver a interpretar un personaje fijo en alguna serie?

-Sí, tengo muchas ganas. Saldrán proyectos, lo que pasa es que ahora pues ha tocado una etapa de teatro en la que yo me siento absolutamente cómoda. No estar en la televisión, no implica que dejes de ser actriz, implica simplemente que estás encima del teatro. A veces para mí ha sido absolutamente necesario. Ya estoy preparada para volver a la tele, pero he necesitado también quitarme un poco el polvo del plató. Porque pisar tablas es salir a torear. He pasado diez años metida en un plató, entonces quería también jugármela con el público mano a mano. Necesitaba subirme a las tablas, y jugármela, y salir cada día.

-Aunque su carrera ha ido por los derroteros de la actuación usted es periodista, llegando a publicar incluso un libro recientemente, 'Sexo en Milán'. ¿No tiene una espinita clavada con el periodismo?

-No, yo he trabajado como periodista. Yo dirigí el departamento de promoción de la Guía del ocio de Madrid, llevaba todos los suplementos que había... He hecho muchas cosas. Y Sexo en Milán ha tenido nueve ediciones, que es todo una sorpresa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios