Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

Los Secretos cumplen treinta años en el Gran Teatro Falla

  • La banda madrileña superviviente por antonomasia ofrecerá a las 21.00 horas su clásico repertorio y alguna sorpresa

El Teatro Falla se llenará hoy de secretos íntimos, secretos a voces, canciones que pertenecen a la banda sonora personal de varias generaciones. Canciones que han conjugado con los verbos del amor y del desamor, canciones que siguen enamorando a la gente. Treinta años de luces y sombras cumplen Los Secretos, la banda madrileña superviviente por antonomasia. Otros se llevaron la fama fugaz, el reconocimiento mediático, incluso el parné, pero Los Secretos mantienen la línea a los cuarenta, y para colmo continúan cosechando nuevo público entre los jóvenes. Insólito en un país sin memoria. Cádiz, que descubrió a los Secretos hace mucho tiempo, servirá de ensayo general para los tres conciertos que ofrecerá la banda en Madrid, en la Joy Eslava, los días 13, 14 y 15. Los preparativos del cumpleaños, esta noche en el coliseo gaditano.

Mil y una veces después, de acuerdo con el título de su último disco, Álvaro Urquijo y compañía ofrecerán su clásico repertorio, acaso trufado con alguna sorpresa, envuelto en el mejor sonido de aquella Movida. Los Secretos tenían fama de contar con el sonido más brillante de la Movida que, paradójicamente, los despreció injustamente. Cuando los Urquijo aplicaron un giro a su destino y pasaron del pop-rock al country-rock, aun sin perder la esencia, les llegó de improviso el prestigio, el respeto y la adoración de otro tipo de aficionados: los amantes del rock americano. Hoy todo es diferente. Los veteranos Secretos influyen a las nuevas hornadas de grupos, pero no ocultan sus gustos actuales: Quique González, Fito Cabrales, Mc Clan y los Planetas independientes. "Siempre seguiremos tocando", advirtió el otro día Álvaro en un chat abierto por El Mundo.

Ahora que se cumplen ocho años de la muerte de Enrique Urquijo, resuenan los ecos de su talento y de su melancólica y autodestructiva creatividad. Enrique sigue vivo en las canciones de Los Secretos, y de sus posteriores Problemas; ha muerto y resucitado, como reza una de ellas. Lo hace cada noche. Los Secretos rinden tributo al hermano y líder perdido, pero lo hacen como necesidad artística, no como recurso fácil. Álvaro anuncia que el grupo recuperará piezas antiguas, tocará temas recientes y se dejará llevar por la gente. Las canciones de Los Secretos no tienen edad, ni necesitan tratamientos dermoestéticos. Suenan tal cual, en parte gracias a la guitarra de Arroyo, siempre ahí.

Con motivo del trigésimo aniversario de Los Secretos, se ha editado una caja de lujo con dos compactos y sendos deuvedés. Precisamente, la banda madrileña fue la primera de la Piel de Toro que publicó una caja recopilatoria, hace una docena de años, en los albores del cedé. También sale a la luz un libro de fotografías, con prólogo de otra leyenda del pop hispano, José María Granados, quien fuera voz solista de Mamá y que en la actualidad publica extraordinarios discos en solitario. En otro tiempo y en otro lugar, Granados sería una figura indiscutible.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios