Crítica de CIne

Scrat, su odisea en el espacio

Ice Age: el gran cataclismo

Animación infantil, 2016, EE UU, 94 min. Dirección: Mike Thurmeier, Galen T. Chu. Guion: Michael Berg, Aubrey Solomon, Michael J. Wilson. Cines: El Centro, Bahía de Cádiz, Bahía Mar, San Fernando Plaza, Las Salinas, Al Andalus, Victoria, Yelmo, Odeón.

La quinta entrega en largo de la franquicia más longeva de la era de la animación digital arranca de manera espectacular y por todo lo alto, rememorando aquel corto de la casa Blue Sky / Fox de 2010: Scrat, nuestra escuálida ardilla de ojos saltones, crea accidentalmente el mismísimo Sistema Solar después de darle una de sus clásicas patadas a una avellana que va a impactar a un meteorito, luego a una nave espacial, hasta desencadenar el caos interestelar.

Scrat sigue siendo, qué duda cabe, el principal atractivo cómico-empático de la franquicia, lo que la vincula con la mejor tradición gamberra y elástica de la vieja animación analógica, una mascota de perfecto diseño y constante gesto destructor que, por desgracia, polariza el interés casi exclusivo de unas películas que parecen cada vez más encorsetadas en un mismo esquema de corrección industrial y se empeñan en añadir demasiados nuevos personajes a su núcleo central de criaturas salvajes antropomórficas.

Este Gran Cataclismo alterna el ya conocido paisaje prehistórico nevado con el viaje cósmico (lo mejor: los pasajes con gravedad cero) para alertarnos sobre el fin del mundo (sic), agitando un mensaje ecologista y familiar de andar por casa que no consigue disimular una cierta saturación de verborrea, tendencia a la dispersión narrativa y una animación cada vez menos cuidadosa con los detalles, los matices, las texturas y las superficies, pecado que deja al descubierto las prisas y rutinas de la casa por rentabilizar la franquicia antes de que la caprichosa memoria infantil desfallezca.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios