Rolletes de verano

Ficha artística: Centro Dramático Nacional / Lazona. Obra: Días estupendos. Autor y director: Alfredo Sanzol. Reparto: Paco Déniz, Elena González, Natalia Hernández, Juan Ant. Lumbreras, Pablo Vázquez. Escenografía y vestuario: Alejandro Andújar. Iluminación: Baltasar Patiño. Sonido y música original: Fernando Velázquez. Ayudante de dirección: Pietro Olivera. Día: sábado 19 de febrero. Lugar: Teatro Municipal Pedro Muñoz Seca. Duración: 1 hora y 25 minutos sin entreacto. Aforo: Lleno.

Nos lo dejó entrever un día antes. Sus respuestas a preguntas a bocajarro sobre Días estupendos y, sobre lo divino y lo humano del hecho teatral bajo el prisma del autor que dirige sus propios textos, nos revela la frescura que Alfredo Sanzol impregna en el lenguaje escénico del que se sirve para expresar alto y claro la cotidianeidad de nuestra existencia.

La parte y el todo de Sanzol están ligados a cuestiones filosóficas, religiosas, políticas y artísticas como la física de Heisenberg. Sus micro-historias encadenadas se transforman en porciones tragicómicas por las que en ocasiones algunos habremos pasado.

La copla campesina Mi jaca, sitúa al espectador en un entorno campestre que la escenografía y el diseño de luz convierten en una postal en relieve para que entren en acción "el de la bicicleta, la nudista, el del tronco, la que canta y el del melón". Natalia Hernández, Paco Déniz, Juan Antonio Lumbreras, Elena González y Pablo Vázquez abrigan la escena con atrevimiento y agudeza teatral. Entran y salen de ella interpretando en cada ocasión a un personaje distinto y dando lugar a efímeras y cambiantes historias de verano. La fuerza del texto exige abstracción y retentiva, pero también sencillez y espontaneidad. Nada falta en estas cinco composiciones dramáticas.

El tiempo pasado es tal y como lo recordamos, y no como fue, y estas pequeñas historias atrapan esas sacudidas efervescentes impulsándonos a transitar con ellas. Retiene todos nuestros estíos coagulándolos en una jornada de campo, en una conversación con un guardia civil voyerista, en un episodio de amor huidizo o en la suspicacia de un etarra recién liberado de Puerto III.

Sacas en claro de Días estupendos que el miedo es inútil, pero que existe. Que todos los caminos llevan a la muerte, y que lo más importante de nuestro recorrido vital es no tener prisa, porque todos sabemos a dónde vamos a llegar, así que lo último que hace falta, es correr.

Dice Sanzol a través de uno de sus personajes que la vida te ofrece momentos. El de la representación del sábado en el Muñoz Seca portuense es sin ningún género de dudas uno de ellos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios