Rafael Manzano protagoniza una nueva cita de 'Voces en el Museo'

  • El arquitecto gaditano, que ha elegido como pieza central de su intervención un capitel califal, hablará esta tarde sobre 'La columna en la arquitectura hispano-musulmana'

El arquitecto gaditano Rafael Manzano será el protagonista esta tarde de una nueva edición del ciclo 'Voces en el Museo', que organiza la Asociación Qultura en colaboración con la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y el bufete Fernández-Melero.

A partir de las ocho de la tarde Manzano disertará acerca de La columna en la arquitectura hispano-musulmana, en un acto que será presentado por Ana Cortés ypara el que ha elegido como símbolo un capitel califal que se exhibe en el Museo de Cádiz.

De mármol blanco y con una altura de 23,1 centímetros y un diámetro del cálatos de 16,2 cm, pertenece a la segunda mitad del siglo X d.C. Es de orden compuesto con cálatos cilíndrico decorado con dos filas de ocho hojas de acanto. El astrágalo está decorado con el característico contario de perlas ovaladas y el equino tiene forma de cuarto de esfera.

La pieza "salió de las excavaciones que se hicieron en el Teatro Romano y de los espacios que se superpusieron en él. En ese lugar Alfonso X El Sabio dio forma a una alcazaba y de ahí debía de venir el capitel, que seguramente fue traído desde Córdoba", señala el arquitecto.

Esta parece la explicación más plausible si tenemos en cuenta, como dice Rafael Manzano, que "es el único capitel que queda de la época califal en Cádiz, así que probablemente proceda de la época del califato más tardío, quizá del reinado de Abderramán III", puntualiza.

El arquitecto dice que cuando le invitaron a formar parte de este ciclo no tuvo dudas a la hora de elegir "porque me gusta la pieza y porque pertenece a un área que conozco". Por eso su charla tocará también temas como "la arquitectura y la columna en el mundo clásico, así como el valor de estos capiteles en toda Andalucía, que en su gran mayoría proceden de Córdoba".

Las columnas compuestas y corintias eran las más utilizadas durante el imperio romano, ya que simbolizaban, sobre todo esta última, la riqueza de la época por presentarse más elegantes y ornamentadas. Más tarde y según Manzano "cuando Abderramán III construyó la Mezquita de Córdoba usó ambas columnas, las corintias y las compuestas. También están presentes en otros lugares como Medina Azahara, donde los capiteles se enriquecen del lujo y preciosismo que artistas bizantinos le aportaron cuando buscaban asemejarlas a avisperos. Suponen la máxima delicadeza de la época califal".

La de esta tarde es pues, una buena oportunidad para conocer la importancia de esta pieza en el califato cordobés "que fue donde alcanzó a su máxima belleza", afirma Rafael Manzano, así como de darle el lugar e importancia que merece en la arquitectura andaluza.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios