Quinielas abiertas en Cannes, sin grandes favoritas

  • Hoy se entrega la esperada Palma de Oro de la 61 edición del festival francés

La Palma de Oro de la 61 edición del Festival de Cannes se entregará hoy y aunque no hay películas claramente favoritas y cada uno apuesta en función de la nacionalidad, en las últimas horas ha ganado adeptos Waltz with Bashir, un documental animado israelí. Dirigido por Ari Folman, da una visión del papel pasivo de Israel en la matanza de palestinos en Sabra y Chatila (Líbano) en 1982.

Sin embargo, los medios de comunicación destacan también la impecable y clásica Changeling, de Clint Eastwood, la italiana Gomorra, de Matteo Garrone, una dura crítica contra la mafia y Che, la larguísima película de Steven Soderbergh.

No se olvidan tampoco de Leonera, un muy buen trabajo del argentino Pablo Trapero, del que destaca especialmente la interpretación de Martina Gusman que, a juicio de todos, se disputará el premio a la mejor actriz con la kosovar Arta Dobroshi, por Le silence de Lorna de Pierre y Luc Dardenne.

Los franceses apuestan por la comedia dramática Un conte de Noël de Arnaud Desplechin o por Entre les murs, de Laurent Cantet. Los italianos se decantan por las suyas: Gomorra e Il Divo, de Paolo Sorrentino, y los asiáticos por Serbis, de Brillante Mendoza, un filme deprimente y sórdido que parece haber gustado al presidente del Jurado, el actor y director Sean Penn.

Más fuerte en las apuestas aparece Synecdoche, New York, con la que debuta como director de Charlie Kaufman, una original pero muy confusa propuesta. Y suena también sorprendentemente, si tenemos en cuenta la fría acogida que recibió, Two Lovers, de James Gray, película en la que sólo destaca la interpretación de Joaquin Phoenix, así como Uç Maymun, un drama familiar turco o My magic, en la que resalta su protagonista, el debutante y mago profesional Francis Bosco.

Aunque como actor masculino los nombres que se barajan son los de Benicio del Toro, por su retrato del Che, y Philip Seymour Hoffman, por Synecdoche, New York.

Sea como sea, Penn asegura que serán honestos y que la mejor manera para lograrlo es "tratar de separarse de los efectos de la moda para intentar percibir lo que permanecerá indeleble".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios