Zarzuela Las Romanzas regresan al verano portuense

El Puerto disfruta con la vuelta del género chico

  • Lleno en los jardines del hotel Duques de Medinaceli

'Las romanzas de zarzuela' regresaron al verano portuense tras un paréntesis de dos años gracias al empeño de Millán Alegre, concejal de Cultura y director de la Agrupación Coral Portuense, que pudo contar para la ocasión con la participación de los 'Cantores y solistas de zarzuela de Madrid', de la 'Sociedad artístico musical Germán Álvarez Beigbeder' y de su propia agrupación. El público llenó en la noche del martes los jardines del hotel Duques de Medinaceli respaldando así esta cita cultural.

El espectáculo, que se dividió en dos partes, comenzó unos minutos después de las diez de la noche con unas breves palabras de Millán Alegre en las que se mostró orgulloso de que la zarzuela, un género musical escénico tan nuestro, retornase a la ciudad portuense en un escenario único como son los jardines del Hotel Duques de Medinaceli.

Un decorado en donde se dispusieron mesas y sillas como parte del atrezzo fue ocupado por los intérpretes que pasaron a encender la noche con la interpretación que hizo Mariano Galán de la Canción húngara dentro de la zarzuela Alma de Dios, obra ambientada en el Madrid popular de principios del siglo pasado.

Después se sucedieron piezas como La monda de la rosa dentro de la creación La rosa del azafrán representada por la soprano Mercedes Jiménez, Insolente y presumido en El huésped del sevillano cantada por el dúo formado por el tenor Pablo Alonso y la soprano Victoria González, Romanza de Rosa de la zarzuela Los claveles que contó con la emotiva representación de la soprano Marisa Garín.

La mecha que prendió los aún fríos corazones de los asistentes se dio cuando la portuense Merche Valimaña, conocida como Macaria, interpretó el Romance de María la tempranica que se incluye dentro la famosa obra La tempranica basada en el amor imposible entre una gitanilla y un señorito andaluz.

La noche se iba cerrando y el fresquito que se iba apoderando de los cuerpos de los presentes se tornó en un caluroso recibimiento a los protagonistas que tenían por delante la representación de algunas de las más célebres zarzuelas como La verbena de la paloma, que conectó rápidamente con el público y en donde se interpretaron las conocidas piezas de Donde vas con mantón de Manila y Por ser la Virgen de la Paloma que cantaron el barítono Fernando Benito y la mezzo soprano Merche Valimaña y, que narran las entrañables historias protagonizadas por Don Hilarión.

El concierto programado concluyó con la salve de Gigantes y cabezudos. Eso no significa que se acabase la fiesta que continuó hasta adentrarse en la madrugada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios